Desnuclearización de Norcorea anuncian Donald Trump y Kim Jong-un

Cuatro puntos acordaron en la reunión: los Presidentes de Estados Unidos, Donald Trump y Corea del Norte, Kim Jong Un  en los que se comprometen  a establecer nuevas relaciones y unión de esfuerzos para mantener un proceso de paz duradero y a la vez  reafirmaron lo firmado el 27 de abril de 2018 para comprometerse a la desnuclerarización de la península.

Estados Unidos recuperará los restos de los prisioneros de guerra y estudia repatriar soldados estadunidenses que están en Corea del Sur.

Después de cuatro horas que duró el encuentro, rl presidente estadounidense, Donald Trump, dijo hoy su cumbre en Singapur con el líder norcoreano, Kim Jong-un, que los dos países están “preparados para empezar un nuevo capítulo en la historia de las dos naciones”.

Trump calificó sus negociaciones con Kim como “honestas, directas y productivas”, tras la que se ha firmado un acuerdo en el que Pyongyang se compromete a su desnuclearización a cambio de que Washington garantice su seguridad.

Precisamente, en cuanto al desarme nuclear de Corea del Norte, Trump dijo que las sanciones económicas impuestas continuarán mientras el régimen no se deshagade su arsenal de manera efectiva.

“Las sanciones se levantarán cuando estemos seguros de que las armas nucleares ya no son efectivas”, dijo Trump durante una rueda de prensa posterior a su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, en la que Pyongyang se comprometió a su desnuclearización.

El acuerdo alcanzado hoy entre Washington y Pyongyang no establece ningún plazo temporal para la desnuclearización de la península de Corea ni menciona que tenga que ser “completa, verificable e irreversible”, como había defendido la Casa Blanca antes del encuentro.

En este sentido, el presidente dijo que no había dado tiempo: “Estoy aquí para un día. El proceso va a empezar ahora”.

Por otro lado, el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que “en el momento apropiado” está dispuesto a visitar Pyongyang, y que también quiere recibir en la Casa Blanca al líder norcoreano, Kim Jong-un, quien “ha aceptado” su invitación.

Adicionalmente, Donald Trump añadió que detendrá “sus juegos de guerra” en la península de Corea, aunque señaló que por el momento no tiene previsto reducir su amplio despliegue militar en territorio surcoreano.

La suspensión de las maniobras militares de la península supondrá “un tremendo ahorro” para Estados Unidos, según Trump, quien también calificó estos ejercicios como “provocativos”, durante su rueda de prensa al término de la histórica cumbre celebrada en Singapur con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

La cumbre de Singapur ha sido la primera entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación y 25 de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.