Fiscalía confirma orden de captura contra el cantante “Churo” Díaz

, Judiciales

La Fiscalía General de la Nación confirmó que está tratando de localizar al cantante de música vallenata, Jorge Iván “Churo” Díaz Lafaurie, con una orden de captura emitida  para que responda por delitos como testaferrato y estafa.

La información aparece publicada en un periódico de circulación nacional, que recoge testimonios de personas afectadas por sus andanzas, al lado de la mujer que lo acusa y de la propia Fiscalía.

De acuerdo con las mismas informaciones, el artista a través de sus abogados, está negociando la entrega a las autoridades que lo buscan.

Las últimas informaciones también confirman que “Churo” Díaz se enteró de la situación la madrugada del lunes 18 de diciembre del año pasado, cuando amenizaba un festival en La Guajira, cuando un grupo de la Fiscalía y el Gaula llegó hasta Riohacha para capturarlo, después de que realizara una presentación en el Festival de la Pajará.

En medio de su espectáculo, ‘Churo’ Díaz escapó del sitio con la ayuda de varios amigos. El operativo había fallado y entonces comenzó la búsqueda del intérprete de vallenato.

Caso de “Mamá Beatri”

Beatriz Isabel Castro Pérez, conocida como ‘Mama Beatri’, lo mencionó y además lo vinculó directamente ante las autoridades como su pareja sentimental y quien sería el principal beneficiario de los dineros que ella junto a su empresa captaron de manera ilegal.

Castro Pérez, detenida desde septiembre del 2015, lideraba una empresa como fachada, Inversiones Costa Azul Castro Pérez SAS, que según la Fiscalía dejó en la calle a centenares de familias en todo el país y alcanzó a recaudar cerca de $145.000 millones. Solo en Bogotá, la Fiscalía relaciona en un primer expediente a 327 de las víctimas. En una segunda carpeta aparece el testimonio de 220 personas más y todas entregaron recursos de la misma manera.

Los afectados le dijeron al periódico El Tiempo, en Bogotá, que la estrategia para atraparlos, casi todos pensionados, era mediante ofertas llamativas para vender casas y apartamentos de remates hipotecarios. En uno de los relatos, Beatriz Elena Gómez García, pensionada de la Policía, indicó lo siguiente: “vendí el apartamento que tenía en Castilla (occidente de Bogotá) porque quería comprar algo mejor. Vi un aviso de una inmobiliaria que decía ‘invierta seguro’. Enviaron a mi correo la información de las casas en remate. Un día antes del cierre les entregué $65 millones: ahora estoy sin casa y viviendo en arriendo”.

Mientras que otra de las estafadas, María del Carmen Rincón, señaló que residía en una pieza porque también le entregó todos sus ahorros, hasta vendió la casa en que vivía, a Costa Azul. “Yo escogí una de las casas que ellos ofrecían en el barrio Villa Luz. Les consigné $130 millones. Me quedé sin techo. A mi edad (60 años), quién me da empleo. Estoy en una situación difícil y la mayoría de las veces no tengo dinero para ir al juzgado”, declaró.

Por ahora, la Fiscalía asegura que las víctimas firmaban un contrato de gestión de compra de derechos y “entregaban entre $30 y 400 millones”. Gran parte de esos dineros, según declaraciones de Beatriz Castro, fueron a parar no solamente en ‘Churo’ Díaz, sino en pago a otros artistas de la música vallenata por saludos, a emisoras a cambio de sonar producciones discográficas, en casas disqueras, amigos más cercanos y su lujosa vida, que incluía viajes a Panamá, Argentina, Chile.

‘Churo’ Díaz sostuvo, en todas sus declaraciones, que nunca fue compañero sentimental de Castro Pérez y que la relación se basó en términos y arreglos musicales. Sin embargo, se conoció que tienen un hijo de tres años. El día que se iba a gestar su detención, el hijo del también cantante Adanies Díaz, estaba en la residencia de uno de sus amigos personales, Darío Enrique, pero después del operativo fallido de las autoridades en Riohacha no hay razón de su paradero.

Beatriz Castro, a quien se la acusa de estafa agravada, en la modalidad de delito en masa, y de concierto para delinquir, está recluida en la cárcel del Buen Pastor en Bogotá.