OEA declara ilegítimo gobierno de Venezuela

La resolución aprobada por 19 votos a favor, seis en contra, ocho abstenciones y una ausencia declara “la ilegitimidad del nuevo periodo de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero”. Duque celebró la decisión.

Entre los países que votaron a favor estuvieron Argentina, Estados Unidos, Colombia, Chile, Ecuador, Canadá y Brasil.

Justo al tiempo en que Nicolás Maduro tomaba juramento como presidente de Venezuela para el próximo sexenio, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución para declarar ilegítimo su segundo mandato.

La resolución aprobada por 19 votos a favor, seis en contra, ocho abstenciones y una ausencia declara “la ilegitimidad del nuevo periodo de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero”.

La medida “hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo”, estipuló la resolución.

Entre los países que votaron a favor estuvieron Argentina, Estados Unidos, Colombia, Chile, Ecuador, Canadá y Brasil.

Venezuela, Nicaragua, Bolivia y algunos países del Caribe votaron en contra y entre los países que se abstuvieron estuvo México. Con esto el gobierno de Andrés Manuel López Obrador mantiene su postura de mantenerse al margen. En días pasados, fue el único país del Grupo de Lima que decidió no respaldar el comunicado emitido que anunciaba sanciones al régimen de Maduro. Tampoco se tenía claro si iba a ir un representante del México a la posesión de Maduro, pero al final se conoció que asistió un alto funcionario, lo cual fue celebrado por Maduro.

La sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA fue solicitada por las misiones de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Paraguay y Perú.

De hecho, el presidente Iván Duque celebró la decisión y aseguró que la resolución de la OEA “es confirmación de denuncias de Colombia y la lucha del Grupo de Lima para restablecer democracia en Venezuela”, e instó a cercar diplomáticamente a la “dictadura”.