$20.620, diferencia sobre salario mínimo entre sindicatos y empresarios

, Economía

Aumento del salario mínimo podría terminar en decreto, aseguran analistas

La tercera jornada de reuniones para el aumento del salario mínimo en 2016 entre el Gobierno, sindicatos y gremios, terminó con las cartas oficialmente destapadas y el plazo hasta el 15 de diciembre para zanjar las distancias.

Los sindicatos tienen dos juegos sobre la mesa. El case de la Confederación General de Trabajadores (CGT), la Central de Trabajadores de Colombia (CTC) y la Confederación Democrática de Pensionados (CDP) que contempla un aumento de 10% para los asalariados el año entrante.

Esto quiere que, de aprobarse esta subida de 10%, el salario mínimo mensual pasaría de $644.350 a $708.735, lo que equivale a un incremento de $64.435. La otra apuesta de los trabajadores la lidera en solitario la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) con un aumento de 12%, lo que llevaría a un desembolso de $77.322 adicionales, dejando el salario en $721.672.

Por su parte, los empresarios mueven la baraja alrededor de una sola ficha que contempla un incremento de la remuneración de sus empleados de 6,8%. Esta apuesta llevaría al trabajador a ganarse $43.815 más para un total de $688.165. En la mesa de concertación hay un comodín que puede beneficiar, sobre todo, la propuesta de los gremios.

Así, el Gobierno se estaría debatiendo entre un mínimo más o menos de $700.000. De acuerdo con el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, aumentar un punto adicional de la inflación el salario mínimo implica un costo de $240.000 millones en los salarios de los trabajadores del Estado. También impactaría en $196.000 millones el Sistema General de Participaciones y en $300.000 millones al sistema pensional. Esto quiere decir que cada punto adicional le costaría al erario $736.000 millones.

Y eso que sigue sin aparecer la cifra que tendría que poner el Gobierno Nacional por cuenta de su compromiso en el Plan de Desarrollo de ofrecer garantías a las compañías de seguros que se metan en el mercado de rentas vitalicias sí el salario mínimo aumenta por encima del IPC.

De otro lado, el presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, manifestó que los trabajadores también están pidiendo la congelación por 90 días de los precios de los artículos básicos de la canasta familiar con el fin de blindar ese aumento del salario mínimo. “La congelación de precios podría aplicarse a otros productos de la canasta como las matrículas, la gasolina, las pensiones, los servicios públicos, entre otros”, dijo el dirigente sindical.

La respuesta de los empresarios estuvo liderada por el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, al señalar que “las veces que Colombia le ha apostado a congelar los precios de la canasta ha sido un fracaso. Esto porque al productor no se le congelan los insumos ni tampoco los salarios, lo que hace muy difícil el escenario para competir”.

Aunque las tres jornadas de negociación han estado en relativa calma, el episodio protagonizado por el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, de llegar con una posición inamovible, generó tensiones en la mesa. “A esta mesa no se debe llegar con posiciones últimas, en la dinámica de patria o muerte. Se considera pertinente que se debe hacer el máximo esfuerzo para llegar a un acuerdo”, agregó Luis Alejandro Pedraza, presidente de la CUT.

El último elemento que apareció en la mesa de concertación fue la propuesta de los sindicatos para realizar una modificación de la Ley 100 que establezca que las mesadas pensionales suban el mismo valor que los salarios mínimos y no solamente la inflación. Incluso, en esa propuesta también se incluye la reducción de los aportes a salud que actualmente tiene una tasa de 12% para bajarla a 4%. Al respecto, el jefe de la cartera de Trabajo manifestó que “eso lo estaremos discutiendo y definiremos si se lleva a cabo en un tiempo más largo por razones de la coyuntura económica o si, al contrario, hace parte de este acuerdo”. Mientras llega la siguiente reunión, las cuentas para el mínimo se mantienen en si rompe o no el techo de los $700.000.

El 15 de diciembre sería el día del humo blanco
Ese martes los gremios y los trabajadores se la jugarán el todo por el todo para definir el salario mínimo de 2016. El presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria), Santiago Castro, manifestó que “si la mesa de concertación lo requiere podemos trabajar de largo en reuniones previas al 15 de diciembre para llegar a un acuerdo”.