Alcaldes y gobernadores se declaran inconformes con el de Santos

Los alcaldes y gobernadores del país están promoviendo reuniones extraordinarias para llevarle toda una lista de inconformidades al Presidente Santos, especialmente en  temas políticos y de regalías.

Advirtieron que aunque el jefe de Estado les había dado su palabra en temas como la reelección por uno o dos años y una reforma a la Ley de Garantías que les permitiera continuar con su gestión sin los inconvenientes de contratación que plantea la norma electoral, hasta ahora no ha pasado de promesas.

 

El tema más espinoso tiene que ver con las regalías, sobre el cual manifiestan de frente que Santos les ha fallado. El motivo es la decisión del  Ministerio de Hacienda, a través del decreto 0722 del 17 de abril de 2015, que difiere  el 50% de los $1,2 billones no comprometidos en la vigencia 2013-2014. Eso quiere decir que los mandatarios dejarán de recibir de un plumazo $600.000 millones.

 

La molestia tanto de alcaldes como de gobernadores no se ha hecho esperar y hay reiterados llamados al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, para que les plantee alternativas. Incluso, uno de los mandatarios regionales, que prefirió no ser nombrado para evitar ser “castigado”, recordó la promesa que hizo recientemente el presidente en Cartagena, cuando señaló que lo ideal es que “la inversión pública se mantenga en la tasa más alta posible. Por eso a mí me interesa muchísimo que ustedes (…) en estos nueve meses, puedan ejecutar la mayor cantidad de proyectos. Gasten esa plata, inviertan esa plata, porque eso me va ayudar a compensar la falta de demanda que produce el recorte de inversión por la baja del precio del petróleo”.

 

Ese mismo día el mandatario dijo que hay un saldo de $3,6 billones de regalías que están represados y que se iba a buscar la forma de liberarlos, pero hasta el momento nada de nada. Por eso, el director de Fedemunicipios, Gilberto Toro, enfatizó que “es una situación gravísima, se les recortan presupuestos con los que contaban para cumplir con los planes de desarrollo y se incumple el compromiso del Gobierno de compensar. No plantean alternativas y el 24 de junio, que empieza la Ley de Garantías, se bloquea la contratación directa”.

 

Con los gobernadores no es diferente. Amylkar Acosta, director de la Federación de Departamentos, también manifestó su preocupación por los incumplimientos y afirma que este recorte “sería un freno para las inversiones en las regiones, en momentos en que el Gobierno se ha querido apoyar en estas inversiones para hacer política anticíclica, y para enfrentar la caída del petróleo y los minerales, que puede afectar la tasa de crecimiento del país”.

 

Acosta recordó que “el Gobierno planteó la necesidad de que se pudieran reelegir los alcaldes y gobernadores, pero esa iniciativa se hundió; luego habló de modificar la Ley de Garantías, porque frena la inversión en los territorios, y no hubo eco ni tiempo en la agenda del Congreso. Eso no dejó de ser una frustración para alcaldes y gobernadores. Estamos a tiempo para que se pueda resarcir el perjuicio que pueda causar ese recorte tan drástico que paralizaría la inversión regional”.

 

Otros alcaldes y gobernadores que hablaron con El Espectador fueron más vehementes y manifestaron que en época electoral las promesas fueron muchas, sobre todo en materia de recursos para inversión regional. Con base en esos compromisos, dicen, se proyectaron obras que no han podido avanzar. “Sólo nos quedan unos meses de mandato y vamos a salir incumpliendo lo prometido”, planteó uno de ellos.