Alerta por nube de polvo en La Guajira que amenaza con problemas respiratorios y otras afecciones de salud

, Regionales

Una verdadera alarma se ha generado en los sectores del departamento de La Guajira, donde se ha desatado una nube de polvo que amenaza con problemas respiratorios y otras afecciones de salud entre los habitantes de la península.
Se trata de una nube de polvo que época del año se genera y que se ha detectado en el vecino departamento detectó desde el jueves 16 de mayo.

El experto en el tema, José Radith Zúñiga Campo, explicó en el periódico El Heraldo, que es un fenómeno que puede ocasionar problemas respiratorios y otras afecciones.

El caso de La Guajira es similar al que se presenta en el el desierto del Sahara, este último ubicado en el continente africano, se encuentran a miles de kilómetros de distancia, pero en esta época del año los une una  nube de polvo que se detectó desde el jueves 16 de mayo.

Según la explicación que dio el experto en el tema a ese diario, José Radith Zúñiga Campo, esto se debe a las tormentas de arena que son arrastradas desde el inmenso desierto hasta Suramérica, por los vientos alisios.

“Ese polvo viaja por todo el océano Atlántico, entra al mar Caribe y lo trae hasta La Guajira y otras partes del país, es un material particulado que se encuentra en la atmósfera”, indica.

Agrega Zuñiga, quien es coordinador del Sistema de Alerta Temprana de la Cruz Roja y de Corpoguajira SAT, que todo el fin de semana el fenómeno estuvo afectando la península hasta este lunes, aunque sus efectos podrían durar algún tiempo más.

“Las condiciones adversas en el ambiente pueden provocar problemas respiratorios, dolor de garganta, afecciones en la vista y afecta a las personas que sufren de rinitis, asma”, dice segura.

Dice el experto que mientras esta nube de polvo esté presente, se inhibe la formación de lluvias en el departamento, sobre todo en las zonas norte y media.

El SAT está suspendido por falta de contratación de una interventoría, pero dice Zúñiga que de estar activo se hubiera hecho la advertencia y las recomendaciones, tanto a la comunidad como a las autoridades.

Algunas de estas tienen que ver con el uso del tapabocas y no exponerse mucho tiempo a la intemperie, sobre todo los niños y adultos mayores.

Según la Organización Panamericana de la Salud “el peligro que genera el fenómeno de recurrencia anual -que cubre un área de 800 kilómetros de ancho- radica en el contenido de bacterias, virus, esporas, hierro, mercurio y pesticidas que presenta el polvo, estos contaminantes los recoge a su paso por zonas deforestadas del Norte de África, particularmente los países subsaharianos intensamente afectados por desertificación, generada por el agotamiento de bosques por el uso no controlado de ese recurso”.

Indica el organismo que las tormentas de polvo pueden provocar alergias y crisis asmáticas, sobre todo en aquellas personas que ya tenían algunos problemas respiratorios. “Muchas veces se refieren casos de gripes persistentes o alergias sin causa aparente que pueden haber sido provocadas por el contacto con partículas de origen biológico presentes en estas brumas”, afirma la OPS.

Explica igualmente que “una parte de estas nubes puede avanzar por la zona de las islas Canarias y afectar a España, Portugal y Gran Bretaña, mientras las otras se mueven por el Atlántico y llegan al mar Caribe, aproximadamente a los seis días de registrada la tormenta.

Si bien otros desiertos como el de Gobi, en Asia, tributan también polvo a la atmósfera, el del Sahara es el que tiene mayor incidencia sobre el hemisferio occidental”.