Bancos aceptan pagar intereses a sus ahorradores

, Economía

El sector bancario anunció que acepta pagar intereses a los ahorradores colombianos que abran o tengan cuentas abiertas en sus diferentes instituciones.

Eso explicó el presidente de Asobancaria, Santiago Castro, quien además expresó que su gremio trabajó en conjunto para sacar adelante el proyecto de ley.

 

Tras pasar el último debate en el Congreso de la República, y de paso, a sanción presidencial la ley que obliga a las entidades bancarias a pagar intereses por encima del 0% a sus ahorradores, que elimina la exigencia de dejar depositados $10.000 en las cuentas, y además, que establece para aquellas que se encuentran inactivas, después de 60 días, no pagar cuota de manejo ni tampoco retroactivos,

 

Primero, una fuente del sector que no quiso revelar su nombre le dijo a este diario que el efecto de la ley es totalmente marginal. “Muchas de estas cosas ya se daban. Que lo quieran presentar así es otro cuento, pero la mayoría de las entidades tenían intereses para las cuentas de ahorro, permitían tener saldos por debajo de $10.000, y es más, se les permite tener sobregiros”, acotó.

Sobre el tema, el periódico El Esoectador obtuvo la siguiente entrevista con el presidente de Asobancaria:

Por eso, El Espectador habló directamente con Santiago Castro, presidente de la Asociación de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), con el fin de conocer cuál es la verdadera posición del gremio que representa y qué pasará de aquí en adelante cuando la ley quede sancionada por el Presidente de la República.

 

¿Qué opina de la ley Barguil que pasó a sanción presidencial?

Nosotros no tenemos ningún reparo a la ley, es más, trabajamos con los autores y los ponentes durante todo su tránsito en el Congreso. Hicimos varias observaciones y creemos que es un resultado con el cual podemos trabajar y ya estamos esperando la reglamentación.

¿Esto perjudica en algo a la banca?

Estamos bien, este era un proyecto que desde un principio se decidió no oponernos sino trabajar para que saliera bien y así creemos que pasó.

¿Para qué eran los $10.000 que exigían los bancos tener en las cuentas?

No te puedo decir para qué lo hacían, porque cada banco tiene políticas diferentes. Lo que pasa es que tener una cuenta genera unos costos de contabilidad, de vigilancia, de provisiones, entonces no sé si era por asegurarse de que esos costos se verían compensados de esos recursos en créditos. Pero, no puedo hablar por todas las entidades porque cada una tiene políticas, sin embargo, ese es un tema marginal y sobre lo cual no tuvimos ningún problema en tener ese acuerdo con el Congreso.

¿El porcentaje de la rentabilidad a las cuentas de ahorro cómo va a ser?

No hay definiciones, simplemente dice que las rentabilidades deben ser positivas, o sea, superiores a cero. Ya cada entidad de acuerdo a las condiciones de mercado, de acuerdo al perfil del cliente, al monto, a la permanencia, pues definirá esos parámetros. No hay una regla ni en el sistema, ni está concebido en la ley.

¿Qué opina de la decisión de que aquellas cuentas que se encuentran inactivas, después de 60 días, no tendrán que pagar cuota de manejo, ni tampoco retroactivos cuando el titular de la cuenta haga nuevos depósitos o movimientos?

De por si ya hay bancos que ofrecen gratuidad en cuentas de ahorro, cuentas corrientes, manejo de tarjeta débito, retiro en cajeros propios, y no una, sino varias entidades. Hay cuentas de nómina que ofrecen esto y mucho más. Creo que el argumento de los costos financieros no es excusa para una mayor inclusión al sector, hay que ver otras barreras institucionales como el 4×1000 y la falta de educación financiera en los consumidores.

Se habla de buscar bajar o eliminar los costos de comisiones a las cuentas. ¿Qué opina?

Determinar por ley cuáles son los costos que se deben cobrar por equis productos en el sector financiero o en cualquier otro sector, sería un absurdo y el primer paso a la economía bolivariana de mercado. En eso no cree la inmensa mayoría de los colombianos. Eso es lo que permite la competencia.