Bloqueo en el Canal de Suez, otro golpe al comercio global

  • Con 300 barcos parados, el problema frena al 10% del tránsito mundial, con un costo estimado de hasta US$9.600 millones cada día.

La enorme operación para liberar al Ever Given, el carguero encallado desde el martes en el Canal de Suez, se desarrolla mientras decenas de barcos se amontonan en ambos lados de la vía, esperando su turno para pasar.

Hasta este viernes, había casi 300 embarcaciones estancadas en el canal, según datos recogidos por EFE de Leth Agencies, que ofrece servicios logísticos en varios canales y estrechos del mundo.

Aunque no se trata del Canal de Panamá, el bloqueo que está sufriendo el paso de Suez preocupa al comercio internacional por el impacto que pueda tener en los precios y abastecimiento en todas partes del mundo, incluida América Latina.

Esto principalmente porque no se sabe aún cuando se logrará desencallar el barco carguero de 400 metros de eslora y más de 220.000 toneladas que durante los últimos días ha bloqueado esta vía. Precisamente ayer se fracasó en el intento, y aunque las autoridades egipcias apuntan a que se tardaría como mucho 72 horas, fuentes consultadas por Bloomberg creen que demorará al menos una semana adicional.

Además, este problema se da cuando el comercio internacional trata de salir a flote tras las caídas del 2020 por la pandemia. La Organización Mundial del Comercio (OMC) estima que este año los intercambios crecerían un 7,2%, después de un desplome de alrededor de 10% del año pasado. El bloqueo “no podía caer en un peor momento para el canal más utilizado” del mundo, en plena pandemia, comentó Jonathan Owens, experto en logística de la University of Salford Business School, citado por AFP.

El Canal de Suez es uno de los principales pasos marítimos del mundo para el transporte de mercancías y materias primas.

Por eso, causó preocupación que el carguero Ever Given quedara encallado el martes en la infraestructura egipcia por un fallo técnico, taponando el paso del resto de navíos.

Si el Ever Given permanece atascado  “el impacto se limitará a un empeoramiento gradual de los ya muy graves retrasos de los buques”, estima Niels Madsen, vicepresidente de productos y operaciones de la consultora danesa Sea-Intelligence.

No obstante, son los impactos del corto plazo los que preocupan. Con casi 300 barcos a la espera de que se reabra el paso, con productos que van desde animales vivos y del agro hasta petróleo y gas natural, se estima que las pérdidas diarias pueden llegar hasta US$9.600 millones cada día, según loyd’s List. Otro informe de Euler Hermes estimó que el cierre del canal podría costar entre US$6.000 y US$10.000 millones a la semana y restar entre 0,2% y 0,4% al crecimiento previsto en el 2021.

Según afirma Javier Díaz, presidente de Analdex, “esta situación tiene una afectación para todo el comercio mundial, aun cuando los barcos que pasan por el Canal solo representan el 12% del tráfico. Los costos del transporte se incrementarán, porque una buena cantidad de buques van a estar paralizados mientras se reabre el canal”.

En esta misma línea, Raúl Ávila, profesor de comercio exterior de la Universidad Nacional, apunta a varios factores de impacto. “Esta es la vía que conecta oriente y occidente, y permite un ahorro de distancia de unos 9.000 km de diferencia respecto al paso por el Cabo de Buena Esperanza, por lo que entre los impactos al comercio se puede esperar un sobre costo de los envíos, atrasos que lleven a problemas en las cadenas de suministro globales en productos como materias primas y alimentos, y una congestión en los puertos cuando lleguen los barcos no solo en Europea, sino también en Latinoamérica”.

Además, por supuesto, podría llevar a una variación en los precios del petróleo por la falta de suministro, como de hecho se ha venido viendo en estos días. Por ejemplo, el Brent ayer registró un repunte de más de 4%, lo que devolvió su cotización a alrededor de US$65 por cada barril.

Eso sí, como resalga Ávila, el impacto que pueda tener en Latinoamérica se daría especialmente cuanto más se tarde en volver a poner en servicio el Canal, mientras que si solo dura dos o tres días más bloqueado, el golpe en Latinoamérica no sería tan alto.
Ante esto, el informe de Lloyd’s List apunta a que, de todas formas, tomar la ruta larga supondría costos adicionales de alrededor de 15%, y alerta que el 90% de la carga no está asegurada.

Por último, como resalta Díaz, este problema se agrega a otras dificultades del comercio. “Esto viene a sumarse a la situación que ya estábamos viviendo con la escasez de contenedores vacíos y que ha llevado a un incremento sustancial de los fletes”.

Tomado de Portafolio