Bombardeo con niños muertos y pérdida de respaldo político, colmó cadena de errores que llevaron a la caída de Mindefensa

, Nacionales

El bombardeo militar con niños muertos y la pérdida de respaldo político, colmó cadena de errores que llevaron a la caída de Ministro de Defensa, Guillermo Botero.

La situación colmó la paciencia incluso del Presidente Iván Duque, quien hizo el oso en un foro internacional, donde presentó información falsa con fotografías equivocadas sobre la presunta presencia de la guerrilla colombiana en Venezuela.

El Ministro se vio obligado a renunciar después del escándalo surgido por un debate de moción de censura en el Congreso de la República, donde se denunció la muerte de 8 niños por un bombardeo militar a campamentos de la guerrilla.

Botero fue llamado a Palacio por el Presidente Duque, de donde salíó a anunciar su retiro del cargo, debido a las graves complicaciones que amenazaban hacerlo destituir por la moción de censura que seguía su curso en el Senado de Colombia

En un comunicado, Botero indica que después de una reunión con el presidente Iván Duque se fijó la dimisión.

El propio presidente anuncia la aceptación de la renuncia y la desigación de Mindefensa encargado

Luego de aceptar renuncia de @GuillermoBotero, he designado como ministro de Defensa (e) al General Luis Fernando Navarro, actual Comandante de @FuerzasMilCol. Nuestro compromiso es continuar velando por la seguridad de los colombianos y combatir cualquier actividad criminal

“El día de hoy en reunión con el Señor Presidente de la República para analizar la actual coyuntura política, se acordó que lo más conveniente era presentar la renuncia al cargo de Ministro de Defensa Nacional”, precisa.

Botero fue señalado en el debate que se adelantó el martes por el senador Roy Barreras de haberle ocultado al país información sobre los hechos que rodearon el bombardeo contra un campamento de presuntos disidentes de las Farc en el Caquetá el pasado 29 de agosto.

El congresista, quien fue uno de los citantes a este debate, indicó que pese a que en un principio se dijo que en las acciones contra ‘Gildardo Cucho’, jefe de las disidencias de las Farc en zona rural de Puerto Rico habían muerto 14 guerrilleros, nunca dijo que entre las víctimas habían ocho menores de edad.

Barreras indicó que al hacer una revisión de los comunicados de prensa y las declaraciones que rindió a diferentes medios sobre este operativo nunca se mencionó la existencia de menores de edad entre los abatidos.

“Esconderle estas muertes a Colombia es suficiente para que este Senado lo censure”, precisó el congresista en su extensa intervención.

Barreras presentó el informe de Medicina Legal que estableció las edades de las victimas y las heridas que provocaron su muerte. “Usted -en referencia al Ministro- le ocultó esta información al pais”.

En el debate de moción de censura, varios congresistas cuestionaron a Botero por los hechos que rodearon el crimen de Dimar Torres, un desmovilizado de las Farc, quien fue secuestrado, torturado, asesinado por integrantes del Batallón de Operaciones Terrestres No. 11 en Ocaña (Norte de Santander).

En un momento, Botero aseguró que la muerte de Torres había sido “accidental” puesto que en el marco de una disputa con un soldado a este último se le había accionado su fusil.

Posteriormente se conocieron testimonios que señalaron que los militares habían interceptado al desmovilizado, trasladado hasta un sector abandonado donde fue atacado, ultrajado y asesinado. Los uniformados intentaron ocultar su cuerpo en una fosa común.

Posteriormente, la Revista Semana publicó unos chats en los cuales un grupo de militares se enviaban mensajes para coordinar la retención de Torres y su posterior asesinato.

El Ministro también fue criticado por las masacres y ataques que se han presentado en los últimos meses en contra de la población civil, líderes sociales grupos indígenas en el departamento del Cauca.

En el marco del debate se puso de presente el intento para regresar a los “resultados operaciones” -citando los artículos publicdos por el The New York Times y la Revista Semana-, situación que abrió la puerta a la resurreccion de los llamados “falsos positivos”.

Uno de los casos más recientes por los que fue cuestionado Botero fue la muerte del líder campesino Flower Trompeta en Corinto (Cauca) en extrañas circunstancias.