Congreso aprobó Ley de Regiones de Administración y Planificación, RAP, que da más autonomía y plata a los departamentos .

, Economía

El Congreso de la República aprobó este martes, la Ley de Regiones de Administración y Planificación, RAP, que dará más autonomía y plata a los departamentos y a la vez busca quitar al centro del país del foco principal de decisiones

Además de Autonomía la nueva Ley descentraliza apropiación de recursos del Presupuesto Generala de la Nación y permite la creación de proyectos con cargo a los recursos de las regalías hacen parte de las novedades que tendrán las regiones administrativas y de planificación (RAP) del país, que son alianzas entre departamentos para buscar fines comunes.
El proyecto que a su paso por el Congreso para ir a Palacio para que la firme el presidente Iván Duque, dándole vía libre a que los departamentos tengan una autonomía mayor para ejecutar recursos y diseñar proyectos, a la par que armoniza las relaciones entre la Nación y los territorios.

El articulado le dará un revolcón a la institucionalidad regional, ya que el Estado tendrá que promover el establecimiento de las RAP y su posterior transición a Regiones Entidades Territoriales, de tal modo que operen como las comunidades autónomas en España: ciñéndose a la línea general del Estado colombiano, pero con mayor autonomía para ejecutar tomar sus decisiones.

Por lo menos así lo determina el artículo 2 de la ley, que dice que las RAP fomentarán la identidad cultural regional; diseñarán y ejecutarán proyectos de interés mutuo; ejecutarán los proyectos de interés regional; y gestionarán recursos de cofinanciación y promoverán las alianzas público-privadas, entre otras.

En el fondo, la iniciativa no toca temas electorales, ni crea cargos burocráticos, sino que articula los planes de desarrollo de dos o más departamentos, de tal modo que dependen unos de otros, y menos del Gobierno Central.

En este sentido, la financiación de esta nueva figura en el ordenamiento territorial jugará un papel clave, ya que si bien su funcionamiento dependerá enteramente de los departamentos que conformen las RAP, los proyectos de inversión sí tendrán una renta del Gobierno Nacional.

“Los recursos de inversión asignados por las entidades territoriales para el logro de los objetivos de la RAP, podrán ser utilizados en todo el territorio que la conforma, con el objetivo de alcanzar el desarrollo económico de sus territorios y el mejoramiento social de sus habitantes”, reza el articulado.

AUTONOMÍA FISCAL

A la par, estas regiones, de las cuales ya hay creadas cuatro, podrán gestionar y celebrar operaciones de crédito público y de manejo de deuda pública, lo que les abre las carteras para obtener más recursos sin la necesidad de pasar por el centro del país para tener su autorización.

Sin embargo, esto no es lo único. En materia de regalías también podrán separarse del foco centralista, ya que la ley aprobada les da vía libre para que presenten proyectos ante los Ocad, lo cual hoy por hoy solo pueden hacer las entidades territoriales.
Una vez consolidadas las RAP, estas podrán convertirse en Regiones Entidades Territoriales (RET), que, en plata blanca, les daría mayor fuerza para administrar recursos, a tal punto que “sobre sus recursos propios tendrán autonomía para definir su destinación en inversión social”.

Para convertirte en RET, las RAP tendrán que consolidarse durante cinco años, pero solo podrán hacerlo a partir del 2022, según reza la ley aprobada.

Aporte al Sistema General de Regalías

Las RAP tendrán ahora la misma potestad de las entidades territoriales para formular proyectos que se presenten a los órganos colegiados de administración y decisión (Ocad), siempre y cuando cuenten con el aval de los departamentos que las conforman.

Asimismo, podrán hacer parte de las secretarías técnicas de los Ocad, tirando línea de los proyectos que se aprueban.

Creación de RAP y paso a las RET

Los departamentos tendrán vía libre para consolidar las Regiones Administrativas de Planificación (RAP), y una vez consolidadas, podrán constituirse como Regiones Entidades Territoriales (RET). Una vez logren esto último, serán clústeres de desarrollo regional, similares a como operan las comunidades autónomas de España, incluso con libertad para ejecutar gran cantidad de recursos propios.

Mayores recurso y garantía del SGP

El Gobierno Nacional podrá asignarles a las RAP y RET una partida en las leyes de presupuesto para cofinanciar el cumplimiento de todas las atribuciones de estas figuras.

Asimismo, la ley blinda a las regiones para que los recursos del Sistema General de Participaciones no reduzca año a año, que seguirá siendo definido por el Ministerio de Hacienda en el presupuesto de cada vigencia.

Freno a la atomización

La ley no busca, en ningún caso, promover procesos separatistas al estilo de España, ya que si bien les da más autonomía a las regiones, también armoniza la relación de estas con la Nación.

De hecho, en algunos proyectos de alta envergadura, la financiación irá por cuenta tanto de los territorios (departamentos) como de las apropiaciones del Gobierno Central.