Contraloría encontró que Electricaribe desvió $20.408 millones en 7 meses para cubrir pérdidas

, Regionales

La Contraloría General encontró que la empresa utilizó indebidamente los recursos entre enero y julio de 2017.

Una auditoría de la Contraloría General de la República estableció que –entre enero y julio de 2017– Electricaribe desvió recursos por el orden de los $20.408 millones provenientes del Fondo de Energía Social (Foes), por lo que se estableció un hallazgo con presunta incidencia fiscal.

Según lo establecido por el ente de control, estos recursos fueron utilizados por la empresa para cubrir sus pérdidas a pesar de que  estaban destinados para subsidiar el valor del consumo de la energía eléctrica de los usuarios de los estratos 1 y 2 ubicados en zonas de difícil gestión, áreas rurales de menor desarrollo y en zonas subnormales urbanas.

PUBLICIDAD

En el desarrollo de dicha auditoría de cumplimiento, correspondiente a la vigencia 2016–2017, la Contraloría evaluó la aplicación de los recursos del FOES recibidos por Electricaribe por parte del Ministerio de Minas y Energía, encontrando que se aplicaba un menor valor del beneficio al que tenía derecho, que estaba tasado en 46 pesos por cada kilovatio/hora de su consumo.

El ente de control evidenció que en la facturación a los usuarios con esquema diferencial se presentó una incorrecta aplicación del subsidio Foes, puesto que solo le descontaban $0.46 por cada kilovatio.

De esta forma, el 99% restante del subsidio se destinaba como aporte a la empresa, por lo que el usuario debió asumir el valor del FOES no aplicado.

Los afectados

Según el análisis hecho por la Contraloría, en enero de 2017 se vieron afectados 210.295 clientes con el desvío de un poco más de 60 millones de pesos.

En febrero, la empresa usó indebidamente cerca de $3 mil millones que debieron beneficiar a 733.415 clientes, mientras que en marzo se reportó una diferencia de $51 millones para 423.841 usuarios.

Para abril del mismo año, según la Contraloría, se presentó un desvío de $3.411 millones y afectó a 647.541 clientes. En el mes de mayo se reportaron afectaciones a 779.918 usuarios ante el uso irregular de $7.657 millones.

En junio y julio de 2017 se reportaron diferencias por $707 millones y $5.169 millones, respectivamente.

La respuesta

En su momento, Electricaribe presentó un plan de mejora para aplicar el subsidio en la forma requerida desde septiembre de 2017.

En dicho plan se propuso la devolución del FOES a los usuarios para el periodo de 15 de noviembre de 2016 a agosto 31 de 2017, hasta el 31 de diciembre de dicho año.

Empero, se mantiene la observación como hallazgo debido a que no se desvirtúa la ocurrencia de la irregularidad.

Lea también…
Opiniones
Para César Lorduy, representante a la Cámara por el Atlántico, estos análisis reafirman la tesis que la gestión administrativa por parte de Electricaribe fue deficiente y, por ende, se reflejaba en la prestación del servicio de energía eléctrica.

“La inadecuada prestación del servicio también se refleja en la inadecuada forma de utilizar los recursos, de facturar y contratar”, dijo Lorduy en declaraciones a EL HERALDO.

Mientras que Norman Alarcón, coordinador en la región Caribe de la Liga Nacional de Usuarios de Servicios Públicos Domiciliarios, recordó que la Contraloría imputó cargos fiscales a Electricaribes en septiembre de 2019 por los $218 mil millones que “Gas Natural Fenosa se embolsilló” del FOES.

“Esperamos que devuelvan esos recursos; las deudas de barrios subnormales deben ser auditadas y se confronten con los recursos faltantes”, puntualizó.

La solución empresarial

El Ministerio Público encontró un hallazgo en el contrato suscrito entre Electricaribe y la Financiera de Desarrollo Nacional (FND) para el estudio para escoger la alternativa para la solución empresarial.

El incumplimiento está relacionado con la entrega del informe, de forma extemporánea, sin la recomendación de la alternativa para mantener la continuidad en el servicio. Para la Contraloría, dicho concepto es esencial para avanzar en el proceso de la solución empresarial, de acuerdo a lo estipulado en el objeto contractual.

Asimismo, indicó que el servicio estaba tasado en $1.070 millones para ser ejecutado en tres meses y terminó costando $2.643 millones, en un término de cinco meses.

Aplicación de la TRM

La Contraloría también alertó de un hallazgo administrativo en la ejecución del contrato para la definición, estructuración e implementación de la solución para lograr la continuidad del servicio de energía.

Según lo expuesto por el ente de control, Electricaribe aplicó una Tasa Representativa de Mercado (TMR) diferente a la vigente a la fecha en que se presentaron las cuentas de cobro correspondientes.

La diferencia obedece a la ausencia de un visto bueno de revisión en los albaranes y en las aceptaciones del servicio.

Esta inconsistencia generó el pago de un mayor valor de $54 millones, que reduce el flujo de caja de la empresa.