Definido acuerdo entre Gobierno y Farc sobre justicia transicional

, Nacionales

Las delegaciones del Gobierno y las Farc en los diálogos de paz trabajaron este martes intensamente en La Habana para concretar los últimos detalles del punto de víctimas.

Este miércoles podrían anunciar consenso en el tema más difícil de la negociación. Sería histórico.

Las delegaciones del Gobierno y las Farc en los diálogos de paz trabajaron este martes intensamente en La Habana para concretar los últimos detalles del punto de víctimas, cuya negociación ha tardado más de un año –desde junio del 2014–, por lo que implicaba para las Farc el reconocimiento de sus delitos y la aceptación del mecanismo judicial para compensar a quienes han sufrido sus delitos.

Este martes, en las primeras horas de la mañana, el equipo de negociadores del Gobierno, encabezados por el jefe de la delegación, Humberto de la Calle, regresó a la isla con la propuesta definitiva para esta guerrilla sobre la justicia y la reparación que debe hacer.

Estos eran los dos componentes pendientes del sistema integral de justicia, verdad, reparación y no repetición que habían acordado las partes para cumplir con los estándares de la justicia internacional.

El jueves, cuando los delegados de Santos en el proceso de paz volvieron a Colombia desde la isla, tras concluir un ciclo corto de diálogos –de 7 días–, le traían una propuesta de las Farc sobre el tema. Este martes, al regresar a Cuba, llevaban los ajustes que le hizo Santos.

Precisamente, luego de que la delegación de paz salió hacia La Habana, el Presidente dijo en su cuenta de Twitter que su equipo volvía a la isla “con instrucciones precisas de continuar avanzando en el tema de justicia”.

El punto más difícil con las Farc en este tema ha sido la reclusión. Además, el tipo de reclusión y el tiempo que estarían en un sitio especial quienes sean considerados máximos responsables de los delitos graves cometidos por el grupo armado.

También, como lo había dicho este diario, al sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición se incorporaría la justicia restaurativa, es decir, la que busca reconciliar a las víctimas con los victimarios y que podría hacerse efectiva con el trabajo de guerrilleros de las Farc en las obras de infraestructura que servirán a las comunidades que han afectado con sus acciones armadas. Por ejemplo, en la construcción de puentes, vías y escuelas.

El acuerdo sobre justicia no solo ha sido difícil con las Farc, sino que promete ser polémico entre la opinión. Hasta ahora las encuestas muestran que una mayoría de colombianos quiere cárcel para las guerrilleros

Este martes, el presidente Santos se adelantó al debate que podría generar el acuerdo y dijo: “El meollo de toda esta negociación es dónde traza uno la línea de justicia y paz. Si uno le pregunta a una víctima dónde la traza, esa víctima va a pedir más justicia. Si uno le pregunta a una futura víctima, va a querer más paz porque no va a querer ser víctima. No importa dónde trace uno la raya, algunos quedarán insatisfechos”.

El hecho es que el anuncio oficial de un acuerdo del Gobierno y las Farc en justicia significa la superación del punto más duro con esta guerrilla.

Lo que queda en el proceso de paz, que comenzó el 19 de noviembre del 2012, son las decisiones sobre la manera como el grupo armado concentraría sus frentes para un cese bilateral y definitivo del fuego.

En este punto, en el que trabaja una comisión de generales y jefes guerrilleros, hay también avances.

Resuelto este tema, lo que sigue es definir los mecanismos de implementación, refrendación y verificación para dar paso a la firma final de un acuerdo de paz que cierre el conflicto de cinco décadas con las Farc.