Donald Trump víctima de su propio invento por racismo, discriminación y xenofobia en Estados Unidos, sumido en protestas violentas

Las protestas violentas se siguen desatando en Estados Unidos, donde crecen las denuncias por violación de los derechos humanos, discriminación racial y asesinatos, que reaparecieron desde la llegada al poder del Presidente Donald Trump.

La compleja situación se desató en plena campaña electoral por la reelección del mandatario, a la que los analistas le dan pocas posibilidades, no solo por la violencia generalizada, sino por el Covid 19 en ese país, al que no se le puso la debida atención en el momento oportuno.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habló desde la Casa Blanca rodeado de miles de manifestantes sobre la situación que actualmente vive Estados Unidos.

El mandatario aseguró que los estadounidenses tienen derecho a rechazar la “muerte brutal” de George Floyd y afirmó que su administración está comprometida a hacer justicia en este caso.

Trump anunció medidas de seguridad y dijo que de inmediato va a frenar las protestas violentas. Esto a través del despliegue de toda la fuerza federal de seguridad y la Guardia Nacional disponible.

Recordó que está tarde les pidió a los gobernadores de los estados ejercer la seguridad de sus territorios, pero dijo que si no lo hacen, enviará al Ejército a terminar con la violencia.

El presidente dijo calificó como anarquistas a quienes están protestando y dijo que en este momento el país “necesita seguridad y no anarquía, justicia y no caos”.