Electricaribe abrió convocatoria para compra de energía buscando evitar traumatismos en el suministro

, Regionales

La nueva administración de la empresa Electricaribe abrió una convocatoria para la compra de energía, que dejó sujeta a comentarios de los agentes hasta el 7 de diciembre.

La convocatoria fue hecha debido a que la exposición a Bolsa es cercana a 70% de la demanda, generando a la empresa altos costos semanales.

No obstante, la gran incertidumbre que tiene el mercado es el tema de las garantías. Es decir, la manera en la que el agente garantizará los contratos que se suscriban.

En medios cercanos a la empresa se conoció que lo más probable es que la Nación, es decir el Ministerio de Hacienda, sea el que otorgue las garantías a esa compra de energía. Si eso es así, los generadores no ven mayor inconveniente para que se den las transacciones.

La operación de Electribaribe bajo el mando de la Superintendencia de Servicios Públicos concluyó la primera semana sin traumatismos y los generadores están a la expectativa de las nuevas relaciones que se puedan dar con la empresa.
Frente a la liquidez que hay en este momento en el mercado de contratos de energía, expertos del sector explicaron que por lo menos, siendo un poco escépticos, habría la posibilidad de encontrar contratos para reemplazar los que se le terminaron a la empresa este año y volver a un promedio de exposición de 30%. Ahora, si las garantías y precios son atractivos, algunos generadores explicaron a LR que venderían más.

Frente a la operación esta semana, el Superintendente de Servicios Públicos, José Miguel Mendoza, explicó que se dio  mejor de lo que se había planeado.

En entrevista con Colprensa señaló que “tampoco se han registrado problemas de orden público extraordinarios. Es decir, los riesgos que habíamos determinado antes de la intervención no se materializaron, los pudimos mantener bajo control, por la preparación que ha venido haciendo la Entidad durante los últimos meses”.

Frente a las dudas sobre las deudas con las generadoras, que quedaron congeladas por el proceso, y que podrían generar pérdidas, el Funcionario explicó que se medirá el riesgo de las empresas para tener fundamento para levantar la medida.

La deuda que quedó es $120.000 millones, pero lo bueno es que hay garantías por $90.000 millones, la idea sería que estas se puedan ejecutar.