En 48% disminuyó probabilidad de fenómeno de La Niña, pero se anuncian lluvias fuertes

Aunque la probabilidad de que se presente el fenómeno de La Niña en el último trimestre de este año disminuyó a un 48%, el jefe de Pronósticos y Alertas Tempranas del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, Christian Euscátegui, advierte que octubre será un mes con lluvias superiores a las de años anteriores.

También explicó que las precipitaciones que se están presentando en septiembre, obedecen a ondas tropicales de gran mayor fuerza

Los niveles del río Magdalena ha subido a 4,38 metros dice el informe del Ideam,

 

La causa del aumento es que se presentaría una mayor actividad de ondas tropicales. Sumado a esto, también influiría el pico en la temporada de huracanes, que normalmente suele registrarse entre septiembre y octubre. Además, explicó Euscátegui, influiría la entrada de la humedad en la Amazonía, lo cual va a dar lugar a que “llueva cerca del 20% por encima de lo normal” en zonas de las regiones Caribe, Andina y Pacífica.

De acuerdo con el reporte del Ideam, actualmente hay una frecuencia notoria de ondas tropicales, considerada como “la más activa” de los últimos 4 años.

Para este año se pronostican tres huracanes más de lo normal hasta noviembre, por lo que el Ideam advirtió que, dadas las condiciones de inestabilidad en el océano Atlántico, “es altamente probable que se desarrollen algunos ciclones más que podrían incidir en el tiempo lluvioso especialmente del centro y norte del país”.

Por esa razón se espera el inicio de la segunda temporada de lluvias en la segunda quincena de septiembre, con una mayor probabilidad de precipitaciones por encima de lo normal en amplios sectores del Caribe, centro y norte de las regiones Andina y Pacífica, así como en sectores del piedemonte Llanero.

Además de que se prevé un pico alto de lluvias en octubre, también se espera para noviembre.

Ante los pronósticos, el Ideam hizo un llamado a las gobernaciones y municipios para que las Unidades de Gestión de Riesgo continúen con las actividades de alistamiento y prevención frente a la temporada lluviosa que “históricamente ha presentado volúmenes significativos en buena parte del país”.

Gobernación del Cesar emite recomendaciones a municipios ante fuertes lluvias y posibilidad de vendavales

Ante la temporada de lluvias y fuertes vientos que se presentan en el departamento del Cesar, el gobierno de Francisco Ovalle Angarita emitió una serie de recomendaciones a los coordinadores municipales de la Gestión del Riesgo de Desastres y la Dirección de Corpocesar para tomar medidas frente a la probabilidad de vendavales.

 

El objetivo de la Gobernación del Cesar es que se adopten las medidas tendientes a atender, prevenir o disminuir los riesgos ambientales, económicos y sociales que se pueden llegar a presentar por el aumento de precipitaciones.

 

“Nuestra intención es seguir preparando los 25 municipios en programas de prevención frente a fenómenos climáticos. Hace unos meses reforzamos los conocimientos y trabajamos para minimizar los impactos del Fenómeno del Niño y hoy lo hacemos frente a las lluvias que se están presentando en el departamento”, explicó el Jefe de la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastre y Cambio Climático del Cesar, Juan Felipe Bermúdez.

 

Entre las recomendaciones están: identificar si en la zona en la que vives se han presentado vendavales en el pasado para estar preparado; asegurar techos y ventanas, mantener limpios los alrededores de la vivienda realizando tala preventiva; cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos que puedan caer a la calle y provocar un accidente; ante la predicción de vendavales hay que procurar evitar los desplazamientos por carretera y, si es necesario hacerlos, extremar las precauciones por la posible presencia de obstáculos en la vía.

 

Bermúdez precisó que “en el momento en que se presenten los fuertes vientos, las personas deben alejarse de objetos que puedan caer por la inclemencia del clima como árboles, avisos, postes o cables de energía; no es recomendable protegerse del viento en zonas próximas a muros, tapias o árboles; no salir de casa o refugio durante el vendaval, por el peligro de desprendimiento de cornisas u otros materiales; en edificios de oficinas, diríjase al sótano o a algún pasillo interior del piso bajo y no subir andamios sin las debidas protecciones”.