En el Congreso crece la incertidumbre por Ley de pliegos tipo para controlar corrupción en la contratación pública

, Nacionales

Luego del hundimiento de algunos proyectos anticorrupción en el Congreso, la opinión pública está muy pendiente de los proyectos de ley que aún sobreviven, como es el caso del proyecto de pliegos tipo que tiene programado para el martes su segundo debate en la plenaria de la Cámara.

La visión, casi unánime, de los ponentes es que la iniciativa permitirá obligar a las entidades crear procesos de contratación estandarizados para evitar los llamados ‘pliegos sastre’ que eran confeccionados a la medida de algunos contratistas. Sin embargo, el proyecto ya tiene algunas críticas.

Pese a que no se dice en voz alta, algunos sí sugieren que los pliegos tipo no se convertirán en la panacea de la transparencia pues unos requisitos muy altos en materia de contratación pueden llevar a que no existan múltiples oferentes sino uno solo. El temor radica en que puede ser que los pliegos no respondan a las necesidades de cada una de las obras.

Ahora bien, las cifras demuestran lo contrario. Según la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), en un estudio publicado en julio, luego de aprobados los pliegos tipo en materia de infraestructura, “se evidencia que de los procesos analizados 39% tuvieron entre dos y 10 oferentes, 15% entre 11 y 20 oferentes y 32% más de 20 oferentes”.

Según el vicepresidente técnico de la CCI, Jorge Alberto Marín, luego de los tres primeros meses de vigencia del pliego tipo, “los procesos de selección de obra pública de infraestructura de transporte evidencian una mayor participación del mercado de empresas constructoras. Además, de las 144 entidades del nivel nacional que han convocado procesos con la obligatoriedad del pliego tipo, es importante resaltar los resultados que han obtenido entidades como el Instituto Nacional de Vías, el Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca, la Alcaldía de Bucaramanga, la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía Local de San Cristóbal en Bogotá, con procesos que han recibido más de 70 ofertas al cierre, situación que evidencia el impacto positivo del pliego tipo”.

En su momento, cuando se firmó la ley y el decreto reglamentario el presidente Iván Duque aseguró que “esta herramienta se convertirá en el antídoto a esas malas prácticas que han imperado en muchos lugares del territorio nacional. El objetivo primordial de estos pliegos es mejorar la transparencia en la contratación, hacer más ejecutiva y ágil la contratación y, sobre todo, es el fin de los pliegos ‘sastre’ en el sector de infraestructura y del transporte en nuestro país”.

Según el proyecto, “la Agencia Nacional de Contratación Pública Colombia Compra Eficiente o quien haga sus veces, adoptará documentos tipo que serán de obligatorio cumplimiento en la actividad contractual de todas las entidades sometidas al Estatuto General de Contratación de la Administración Pública. Dentro de estos documentos tipo, se establecerán los requisitos habilitantes, factores técnicos, económicos y otros factores de escogencia, así como aquellos requisitos que, previa justificación, representen buenas prácticas contractuales”.

Y agrega que “en la adopción de los documentos tipos, se tendrán en cuenta las características propias de las regiones, la cuantía, la naturaleza y especialidad de la contratación”.