En octubre comenzaría proceso de paz con el ELN

Antes del 4 de octubre se instalaría la mesa de conversaciones para explorar un proceso de paz con el ELN.

El proceso comenzaría en el vecino país de  Ecuador, que junto a Venezuela ha recibido la fase exploratoria.

Desde mayo de 2014 se adelanta la fase exploratoria entre el Gobierno y el Eln, según análisis publicado por el periódico El Espectador.

El informe dice lo siguiente:

Hace unas semanas volvió a correr el rumor de que muy pronto se instalaría una mesa formal de diálogos entre el Gobierno y el Eln. Se dijo que sería en la primera mitad de septiembre y que la sede estaría en Ecuador. El rumor se convirtió en noticia cuando se conoció, la semana pasada, un video en el que Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, máximo comandante de esta guerrilla, se declaró optimista y sostuvo que la agenda está pactada en un 90 %. Como quien dice, estamos en cuenta regresiva.

Sólo que ha surgido un imprevisto: la crisis fronteriza con Venezuela impacta directamente en la posibilidad de concretar ese proceso de paz con el Eln, pues el país vecino ha acogido en parte la fase exploratoria. “Se ha hecho una ronda en Ecuador y otra en Venezuela. La seguridad de los delegados ha corrido por cuenta de los anfitriones”, refirió a El Espectador una fuente que ha vivido muy de cerca los acercamientos con la segunda guerrilla del país.

Incluso, la historia de las negociaciones secretas entre los gobiernos colombianos y el Eln le debe un capítulo amplio a Venezuela. En octubre de 2007, el fallecido presidente Hugo Chávez impulsó —como facilitador— una serie de encuentros en busca de tender puentes con el gobierno de Álvaro Uribe y salvar las tres rondas de negociación que se habían adelantado desde octubre de 2006 en La Habana (Cuba). Cuentan que en noviembre de 2007 el propio presidente Chávez se reunió con Gabino.

En ese entonces, ya Antonio García, miembro del Comando Central de esa guerrilla (COCE) y quien ha liderado toda esa fase exploratoria, se movía entre Caracas y Colombia. Pero los diálogos no prosperaron, ya que el presidente Uribe decidió poner punto final a la labor de Chávez como mediador y los esfuerzos, que incluían un acuerdo para instalar la mesa formal y desescalar el conflicto, se fueron al traste. Se dijo por esos días que el jefe de Estado, hoy senador, pidió a la guerrilla concentrarse y entregar una base de datos de sus militantes. Exigencias que el Eln no aceptó.

Los puentes quedaron maltrechos y tuvo que darse el cambio de gobierno para volver a buscar canales de comunicación. Durante todo 2010 y 2011 se adelantaron tímidos acercamientos desde la cárcel de Bellavista, en Medellín, a instancias del jefe guerrillero Juan Carlos Cuéllar. El interlocutor del Estado fue el entonces ministro de Medio Ambiente, Frank Pearl, hoy jefe negociador del Ejecutivo con esta guerrilla. Sin embargo, la logística de estos encuentros se hizo muy difícil y la comunicación no fluyó con dinamismo.

Sólo en 2013 se retomaron los acercamientos entre las partes. El punto de partida fue la Comisión Facilitadora para los Diálogos de Paz entre el Eln y el Gobierno —encabezada por Jaime Bernal Cuéllar, Horacio Serpa, Antonio Navarro y Alejo Vargas—, la cual pidió a esta organización dejar en libertad al petrolero canadiense Jernoc Wober, los alemanes Breur Uwe y Breuver Gunther, los peruanos José Mamani y Javier Ochoa y los colombianos William Batista y Manuel Zabaleta, quienes se encontraban secuestrados.

El presidente Juan Manuel Santos autorizó a la comisión para adelantar la acción humanitaria y se logró. El 27 de agosto de 2013 se produjo la última liberación y quedaron sentadas las bases de la fase exploratoria. Desde entonces se intensificaron los encuentros entre delegados de la partes, vía Juan Carlos Cuéllar. Así se cerró el 2013 y el año pasado, al calor de la justa electoral para elegir presidente, continuaron los acercamientos en Ecuador, Venezuela y algunas rondas en Brasil.

Durante más de un año esos diálogos no fueron fructíferos. Mientras tanto, en La Habana la mesa de diálogos entre el Gobierno y las Farc avanzó sobre temas fundamentales y se comenzó a ver la luz al final del túnel. En este contexto, la mesa con el Eln se hizo más lejana. Los rumores decían que la paciencia de Santos y del equipo negociador con el Eln se estaba agotando. Entonces un nuevo aire llegó. Algunos sostienen que, en parte, el encuentro en Cuba entre los máximos comandantes de las Farc, Timochenko, y del Eln, Gabino, sirvió para destrabar el proceso.

“No sé qué fue lo que los hizo cambiar, pero desde julio hubo un giro profundo en la dinámica de los diálogos exploratorios. Se empezó a construir confianza y las conversaciones fluyeron a un muy buen ritmo. La agenda está adelantada casi completamente y sólo faltan unos detalles pequeños. Ahora el problema es la crisis con Venezuela. Eso puede retrasar la instalación de la mesa”, le explicó a este diario una fuente de alta credibilidad.

Desde ese momento se han realizado cuatro rondas de trabajo, en las que se han precisado los temas de esa agenda de diálogos que, como lo reveló Antonio García en una entrevista de enero de este año con El Tiempo de Argentina, son: participación de la sociedad, democracia para la paz, transformaciones necesarias para la paz, víctimas, fin del conflicto armado e implementación de los acuerdos y refrendación de los mismos. Pero a pesar de que el camino se ha despejado, muchos son los problemas que se asoman en el horizonte.

“El Gobierno tiene claro que las dos mesas, la de las Farc y la del Eln, tienen que converger al final. Y el problema con los ‘elenos’ es que en La Habana se avanza vertiginosamente. La preocupación es que para empatar los procesos se podría empezar por los temas de justicia y fin del conflicto. Ambos asuntos son muy difíciles de tratar, sobre todo de entrada. Así es que la mesa con el Eln tiene serios retos. Por ahora la instalación debe ser antes del 4 de octubre. Falta definir día y lugar. Holanda está dispuesta, pero yo creo que la guerrilla quiere que el lanzamiento sea en Colombia. Habrá que esperar a ver. Ojalá se resuelva pronto lo de Venezuela, porque eso puede atrasar todo”, confesó un participante de los diálogos.