Gobierno denuncia guerra sucia contra el proceso de paz

, Política

El ministro Juan Fernando Cristo dijo en el Congreso que hay opositores que “juegan a generar cada día más odio en el corazón de los colombianos”.
El Gobierno Nacional denunció este miércoles en el Congreso la existencia de una estrategia encaminada a hacer ‘guerra sucia’ en contra del proceso de paz con las Farc.
En desarrollo de la discusión de la reforma a la ley de Orden Público que permitirá la concentración de las Farc en unas zonas de ubicación, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que hay sectores “dedicados a reproducir y repetir, para que les quede a algunos colombianos, el cuento de que estas zonas será un nuevo Caguán cuando en realidad eso no tiene nada que ver”.
“Me parece de muy mala leche comparar el Caguán con las zonas de ubicación que ahora se proponen para las Farc. Este es un proceso totalmente distinto que no se puede mezclar con procesos de paz del pasado”, sostuvo.
Cuestionó además que la zona de ubicación con verificación de las Naciones Unidas tampoco les gusta a algunos sectores políticos “cuando hace unos meses planteaban que lo que necesitaba el proceso era concentrar a las Farc con verificación internacional”.
Explicó que la intención con la reforma es establecer unas zonas de ubicación temporal que sólo durarán unos meses mientras se avanza en la desmovilización y desarme de las Farc.
“Es doloroso ver cómo todas esas víctimas en la Colombia olvidada están comprometidas con la posibilidad de acabar con el conflicto, mientras acá en Bogotá quienes viven cómodamente y no han padecido directamente el conflicto, juegan a generar cada día más odio en el corazón de los colombianos”, sostuvo.
La preocupación del Gobierno –de acuerdo a Cristo– es que aún hay un número importante de colombianos que parecen “no tener preparado su corazón y su alma para la paz, el perdón y la reconciliación”.
“Yo cada vez que leo comentarios en las redes sociales veo mezquindades en todo tipo de publicaciones, y veo incitaciones al odio y a la agresión. A veces siento que incluso firmando un acuerdo va a ser difícil para el país conseguir el propósito final de la reconciliación entre todos los colombianos”, manifestó.
Finalmente, el ministro del Interior destacó que “las Farc han tomado la decisión política de dejar las armas, gústele a quien le guste, con todas las dificultades y metidas de pata –como la de la Guajira– pero dejando en firme su decisión política de renunciar a las armas”.