Inaugurada primera planta para incineración de sólidos hospitalarios peligrosos en Valledupar

, Regionales

La procesadora y comercializadora de residuos y excedentes industriales de Colombia, RESCICOL inauguró en Valledupar, la primera planta de incineración de residuos sólidos peligrosos en esta zona del país.

En este complejo se desarrollarán tareas para contrarrestar y minimizar el impacto medio ambiental que ocasionan los desechos clínicos peligrosos, como grasas, aceites, ácidos, llantas,  residuos hospitalarios, y demás excedentes industriales,

El evento se inició con una visita técnica a las instalaciones de la planta ubicada a seis kilómetros vía La Mesa a cargo del ingeniero Hernán Antonio Yepes Vallejo, quien dirigió el recorrido explicando a los invitados entre ellos, gerentes e ingenieros ambientales de las clínicas: Valledupar, Laura Daniela, Santa Isabel y la Unidad Pediátrica Simón Bolívar el proceso que va desde recolectar, clasificar, transportar, almacenar, recuperar, reciclar, aprovechar materiales como pastas, bolsas, metales (chatarra), papel, vidrio y dar tratamiento y disposición final a estos residuos peligrosos por medio de la incineración, proceso que a la fecha  se realiza con empresas foráneas.

El sistema permitirá transportar estos desechos en vehículos a otros zonas del país por espacios de seis y hasta ocho horas exponiendo al medio ambiente y que hoy es posible realizarlo en la ciudad logrando un mayor beneficio ambiental y económico no solo para el Cesar, sino para departamentos vecinos como el Magdalena, Sucre y La Guajira que tampoco cuentan con una planta de esta magnitud.

Yepes Vallejo señaló que de acuerdo al estudio previo que la empresa realizó, son aproximadamente 56 toneladas diarias de estos residuos que al año se generan en el departamento del Cesar producidos por las clínicas y hospitales, las industrias y  las empresas, las cuales utilizan sustancias y compuestos químicos que al ser dispuestos sin el control necesario, ocasionan desastres a la naturaleza irreversibles en la mayoría de los casos. El estudio también arrojó que es poco el compromiso por parte de las empresas en cuanto al cumplimiento de la normatividad.

Desde el inicio del proyecto se surtieron varios procesos, uno de ellos, la consulta previa que se llevó a cabo teniendo en cuenta que los terrenos en donde se encuentra la planta de incineración está ubicada la llamada línea negra por territorios indígenas para lo cual, se realizaron intensas reuniones con funcionarios del Ministerio del interior y las autoridades indígenas quienes se convirtieron en aliados importantes al verificar  el impacto positivo que se suma al trabajo incasable que ellos realizan en pro de la preservación y salvaguardia del medio ambiente. El asesor de asuntos indígenas Gelver Zapata Izquierdo dijo durante la ceremonia que “todo lo que conduzca a preservar la vida y que no atente contra el medio ambiente y por el contrario, genere cuidado y conciencia del mismo, siempre tendrá el apoyo de las comunidades indígenas”. Puntualizó.