Incumplimientos de Electricaribe obligaron a reajustar costo de la energía en La Costa

La empresa Electricaribe le trasladó a los usuarios de los 7 departamentos de la Costa, el incrementó en el valor de la energía que le tocó pagar a las centrales térmicas que le suministran la corriente,  debido a la mora en sus compromisos de pago.

Informaciones de los expertos señalan que a última hora, la distribuidora de energía consiguió dinero para evitar cortes en el suministro.

En un mes pasó de comprar en bolsa el 15 % de su energía a un nivel del 22 %.

Aunque las centrales térmicas del país están despachando la energía que les solicitan mientras se cuida el nivel de los embalses para afrontar lo más fuerte del fenómeno del Niño, y de que  el ministro de Minas y Energía, Tomás González, ratificó que se descarta un racionamiento de energía a raíz del evento climático, más de 2,4 millones de usuarios de la región caribe estuvieron a punto de enfrentar, desde este jueves, cortes significativos en el suministro de electricidad.

Varias fuentes del sector coincidieron en afirmar que la compañía Electricaribe, que atiende a los siete departamentos de la región, tuvo literalmente que correr el miércoles para conseguir unas garantías en efectivo, a través de préstamos bancarios, que le permitieran pagar por la mayor electricidad que le está tocando comprar en la bolsa de energía, cuyos precios se han disparado por encima del techo establecido, conocido como precio de escasez, que está en niveles de 302 pesos por kilovatio hora.

De acuerdo con las cifras de XM, operador del mercado eléctrico, en agosto el nivel de exposición de Electricaribe a los precios de energía en bolsa se ubicó en el 15 por ciento, pero al cierre de septiembre el porcentaje escaló hasta el 22 por ciento, lo que quiere decir que en esta proporción debió salir a cubrir sus obligaciones acudiendo a la bolsa.

A esta situación se llega, según explicó otro consultado, cuando a las empresas distribuidoras se les van venciendo sus contratos y, ante la ausencia de nuevos acuerdos o de renovaciones, deben ir al mercado secundario, donde la energía está cara por el fenómeno del Niño.

En el caso que vivió Electricaribe, la compañía tuvo que afrontar un proceso de limitación del suministro por parte de los generadores, ya que si no entregaba estas garantías que respaldaran el pago del servicio, comenzaban a cortárselo a los usuarios, en lapsos que comenzaban con una hora, pero que podían subir incluso hasta las 4 horas.

En medio de esta evidente tensión, las cuentas señalan en números redondos que el valor de las garantías por conseguir prácticamente se duplicó, pues mientras en agosto solo el 15 por ciento de su energía se pagaba a 300 pesos el kilovatio hora, este porcentaje subió al 22 por ciento a septiembre, mientras el 78 por ciento de la energía, que está por contratos, se paga a 150 pesos el kilovatio hora.

“Pudieron aportar las garantías, pero son riesgos permanentes”, señaló una fuente consultada.

Según Alejandro Casteñada, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), la figura de la limitación del suministro se aplica cuando un agente distribuidor se vuelve un riesgo para el sistema.

Cúmulo de problemas

Además de lo anterior, Electricaribe afronta una serie de problemas que inciden en sus restricciones financieras, pues cada mes debe hacer un préstamo al Gobierno para cubrir los subsidios (que es pagado con posterioridad), y el Gobierno le debe unos 150.000 millones de pesos, lo que la dejan en una situación económica muy apretada para lograr cubrir con garantías en efectivo la energía que hoy les despachan por bolsa.

“Si se incluyen subsidios, la deuda oficial, los mayores valores de energía y la cartera vencida de los usuarios, esto es una bomba”, señaló un consultado del sector.

Según se pudo establecer, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios tiene las alarmas encendidas sobre esta ‘baja de defensas’ de la compañía de distribución.

Otro consultado, conocedor de esta situación, no dudó en afirmar que si Electricaribe entra en un incumplimiento de obligaciones con sus usuarios, puede desencadenar un efecto ‘dominó’ en el sector.

Además, de por medio está la consecución de los recursos a los que se comprometió la compañía como parte del Plan 5 Caribe, que contempla inversiones por 4 billones de pesos para fortalecer el sistema de transmisión nacional y regional en esta zona del país.

De este total, los compromisos de Electricaribe suman 1,1 billones de pesos, según explicó el ministro de Minas y Energía, Tomás González.