Joe Biden se comprometió con la unión, con la democracia y con el mundo al asumir como presidente de EE.UU

El demócrata Joe Biden juró este miércoles como el 46º presidente de Estados Unidos, en una ceremonia marcada por la pandemia y la ausencia de su predecesor Donald Trump, que abandonó Washington unas horas antes rumbo a Florida.

“Hoy es un día de historia y de esperanza”, dijo Biden en su discurso inaugural en el que hizo un llamado a la “unidad” del país y prometió ser el presidente de todos los estadounidenses.

Biden, de 78 años, juró el cargo ante el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, en una ceremonia solemne delante del Capitolio de Estados Unidos.  “Hemos llegado tan lejos, pero todavía tenemos que ir más lejos”, afirmó Biden, quien dijo que queda mucho por “sanar”.

Lea también: ¡Histórico! Kamala Harris es la primera vicepresidenta de EE.UU.

El nuevo presidente prometió que su país va a vencer el “terrorismo doméstico” y la ideología de la supremacía blanca. Estados Unidos enfrenta “el surgimiento del extremismo político, la supremacía blanca, el terrorismo doméstico, que es algo que debemos confrontar y que vamos a derrotar”, afirmó Biden.

Esta ceremonia sin público recordó a los 400.000 muertos por la pandemia en el país con un conjunto de banderas estadounidenses plantadas en la explanada frente al Capitolio.

Biden quiso además recordar a las víctimas con un minuto de silencio y advirtió durante su discurso que Estados Unidos enfrenta la fase más “mortífera” de la pandemia.

Vea también: Lady Gaga estremeció al mundo al cantar el himno de EE.UU. en la posesión de Biden

La llegada al poder de Biden marca también un día histórico para Estados Unidos, ya que Kamala Harris juró como la primera vicepresidenta del país.

La ausencia de Trump en la ceremonia marcó un hito en 150 años de tradición republicana, pero su gobierno estuvo representado por el vicepresidente saliente, Mike Pence.

La ceremonia, que ya había sido reducida por la pandemia, quedó además marcada por la toma del Capitolio el pasado 6 de enero, que obligó a un despliegue de seguridad sin precedentes en Washington, donde el tráfico está cortado en todo el centro de la ciudad y hay miles de efectivos de la guardia nacional desplegados.