La banda de música sabanera que apareció hace tiempo en San Diego de Las Flores

, Regionales

Crónica: Por Celso Guerra Gutiérrez

Transcurría el año de 1958, en San Diego, esta región del departamento del Magdalena, circunscripción territorial  a la cual aún pertenecíamos,  había un extraordinario movimiento musical de agrupaciones musicales orquestadas, con las  cuales se amenizaban todo tipo de eventos sociales, la música vallenata estaba todavía remitida a los patios de las viviendas más pobres,  evento   que conocemos con el eufemismo de  parranda.
Todas las poblaciones de la comarca tenían su agrupación o banda musical, “Los Pica Piedra” dirigida por  Hugues Maya Ruiz, de Valledupar; “La San Francisco” de los hermanos Calderón y “Manito” Jhonson de La Paz; “Reyes Torres” la agrupación más famosa de esta zona, importaba músicos de la sabanas y Barranquilla y  “Juancho” Gil, padre de “el Turco” Gil,  de Villanueva; “Los Cumbancheros del Ritmo ” de Miguel Sierra en  La jagua de Ibirico; “Santa Cruz de la Sierra” de Urumita; dirigida por el maestro García, músico Venezolano  que le enseño el arte musical a todos los músicos de la región, autor de la canción internacional “Así Soy Yo”.
La población de San Diego de las Flores, sintió la necesidad  de tener su propia  banda  musical dada la necesidad ante cualquier evento social  del poblado,  debían recurrir a las agrupaciones de las  poblaciones vecinas.
Un grupo de jóvenes de la población,  encabezados por Héctor Guerra Arzuaga  y Antonio Agustín  Guerra Arzuaga, primos hermanos, se dieron a la tarea de conformarla, el primer paso fue buscar orientación al respecto y se dirigieron a la población de La Paz.
El Señor Manuel María Barros, quien era integrante de la banda San Francisco de Asís, les orientó  a que buscaran  un director que conociera el pentagrama musical, para que les enseñara a leer música a los futuros integrantes de la agrupación,  les recomendó al maestro barranquillero. Miguel Ángel Rodríguez Campo, quien andaba por la región.
Lo localizaron por Villanueva,  hacia parte de la orquesta de Reyes Torres, le ofrecieron la dirección de la orquesta con casa y alimentación y  un jugoso contrato a cambio de enseñanza musical para los primiparos músicos,
El profesor Rodríguez Campo,  accedió complacido y se trasladó a San Diego,  Los músicos de las regiones sabaneras y del atlántico les encantaba  hacer música  en estas tierras, su trabajo les era mejor remunerado  sustancialmente, más que en su lugares de origen.
En 1959, a  la incipiente banda fueron llamados jóvenes Sandieganos que tenían vocación por la música, Antonio Agustín  Guerra Arzuaga,  1ra trompeta; Antonio Muñoz, segunda trompeta; y el Chau, Héctor Guerra Arzuaga, saxofón tenor;  Juan Máximo Guerra Palmesano, clarinete; Julio Palmesano, trombón;  Hugo Araujo, quien también fue compositor de música vallenata  e integrante de las agrupación,” Las  Tres Guitarras”,  de Leandro Díaz, militó  en  la banda como saxofonista, además del tumbador ,redoblante y maracas, nombre de los cuales el maestro Antonio María de 92 años de edad, residente en San Diego,  ,  quien nos suministró la información, no se acordó a pesar de tener mente bien lucida.
El proceso de aprendizaje musical por parte de estas personas fue rápido, incluyeron a su reportorio la música popular de moda para la época, “Pacho” Galán, Lucho Bermúdez, “Pello” Torres, Clímaco Sarmiento, Pedro Laza, Noel Petro, Corraleros de Majagual, Aníbal Velásquez,  Billos Caracas, Melódicos, Calixto Ochoa, Alejo Duran, además de otras partes del mundo, rumbas, boleros, son cubanos, Polkas, mazurcas, valses, marchas.
Su fama de excelentes intérpretes se regó por la región, se convirtieron en la mejor agrupación en su estilo en la comarca, su música era apetecida en  Valledupar, San Juan, La Paz, Codazzi, Manaure, Chiriguana, el Molino, Chimichagua, en esas poblaciones fueron contratados para amenizar todo tipo de eventos sociales, cumpleaños, matrimonios, bautizos, carnavales, fiestas religiosas.
Los cantantes de esta banda eran Juan Bolaños de Codazzi Y “Manito” Johnson, de La Paz, quienes se alternaban en  los ritmos.
La banda duro conformada  hasta 1966, se desintegro cuando al director de la agrupación, el maestro  Miguel Ángel Rodríguez Campo, recibió una mejor oferta, delego esta función al que el  considero su alumno más aventajado, Antonio Agustín Guerra Arzuaga, pero sus compañeros no le obedecían como director de orquesta.
De todas maneras ya se estaba gestando la irrupción de la música vallenata en todo el territorio nacional con la creación del festival vallenato en Valledupar, movimiento musical que opacó  a todas estas agrupaciones orquestales, las que prácticamente desaparecieron de la faz musical, con algunas excepciones.