La ESA prepara una nueva misión a Venus para el 2030

La Agencia Espacial Europea (ESA) dio en las últimas horas su visto bueno al lanzamiento a partir de 2030 de una nueva misión a Venus, EnVision, con la que se quiere tener una visión “holística” del planeta, desde su núcleo hasta la atmósfera superior.

Ese nuevo orbitador buscará determinar cómo y por qué Venus y la Tierra evolucionaron de forma tan diferente a pesar de tener aproximadamente el mismo tamaño y composición, hasta el punto de que Venus, en lugar de ser habitable, tiene una atmósfera tóxica y está envuelto en densas nubes ricas en ácido sulfúrico.

Ese nuevo orbitador buscará determinar cómo y por qué Venus y la Tierra evolucionaron de forma tan diferente a pesar de tener aproximadamente el mismo tamaño y composición, hasta el punto de que Venus, en lugar de ser habitable, tiene una atmósfera tóxica y está envuelto en densas nubes ricas en ácido sulfúrico.

El Comité del Programa Científico de la ESA seleccionó hoy esa misión y su lanzamiento está programado para 2031, con dos nuevas posibilidades en 2032 y 2033.

Desentrañar la historia de ese planeta podría servir para calcular “qué destino tendría la Tierra si sufriera un efecto invernadero catastrófico”, y su análisis podría desentrañar otras cuestiones clave, como si sigue siendo geológicamente activo o si podría haber albergado un océano e incluso sustentado vida.