Las irregularidades detectadas por Mineducación en la UPC

El Ministerio de Educación Nacional  advirtió que en la Universidad Popular del Cesar se detectaron irregularidades entre las cuales llama la atención que su actual rector, Emiliano Oñate, se encuentra inhabilitado para ejercer esta función.

Señala también que los Miembros del Consejo Superior Universitario no cumplen con los requisitos para desempeñar esa labor.

En el ámbito financiero, se descubrió contratos de prestación de servicios iregulares, además de un incumplimiento en el procedimiento de cobro de cartera que afecta el patrimonio de la institución.

Por ello, el Ministerio le exigió presentar un plan con el propósito de superar estos hallazgos en el menor tiempo posible.

Ante este panorama, la jefe de la cartera Educativa, Gina Parody, comentó que “la educación es un servicio y no un negocio”, al tiempo que advirtió que continuará tomando medidas en contra de aquellas universidades que no cumplan con los requisitos de calidad exigidos por el Gobierno Nacional.

Comunicó que las investigaciones en contra de estas universidades ya están en conocimiento de la Fiscalia, Procuraduría y Dian para conocer si existen otro tipo de sanciones en contra de las mismas.

Otras universidades

La Universidad Inca de Colombia, la Corporación Ideas y la Universidad Popular del Cesar fueron intervenidas por el Ministerio de Educación, luego de encontrar irregularidades en su funcionamiento financiero y/o administrativo.

Entre los hallazgos encontrados por el Ministerio de Educación en la primera de estas IES, se encuentran la posible compra de títulos por parte de los estudiantes.

Asimismo, se estableció que la universidad no reporta información a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales Dian y que incumplía con la integración, funciones y operatividad de los órganos de gobierno y dirección de la Corporación, entre otros.

Por ello el MEN le ordenó que presente un plan de mejoramiento en pro de solucionar los hallazgos encontrados en el menor tiempo posible, le asignó un inspector in situ y le suspendió los trámites actuales de registros calificados, renovaciones y/o acreditaciones.

De otra parte, en la Universidad Inca el Ministerio estableció que los estados financieros no son consecuentes con la realidad de la IES y que no invierte en la dotación tecnológica de sus aulas.

Asimismo, pudo evidenciar que la infraestructura de la institución está en mal estado y en deterioro, que la intitución realizó pagos dudosos a terceros y adelantó homologación irregulares de contenidos con sus estudiantes.

Para superar la situación, la cartera educativa la pidió también elaborar un plan para mejorar esta situación, crear una fiducia para el manejo de los recursos y le canceló temporalmente sus trámites actuales ante el Ministerio.

De no cumplir con estas pautas, le advirtió que podría remover a sus directivas.