Los seis Clubes Ingleses renunciaron en bloque a la Super Liga

El  equipo Manchester City fue el primero en hacer oficial a través de un comunicado difundido en sus redes sociales su retirada del proyecto de la Superliga Europea cuya creación se anunció el domingo por la noche con el club inglés como uno de sus fundadores.

Horas después los otros cinco equipos de la Premier fundadores de la Superliga sellaron también su renuncia. Las presiones de los aficionados y de los organismos gubernametales forzaron una retirada en bloque. “El Manchester City Football Club puede confirmar que ha inciado formalmente los procedimientos para retirarse del grupo que desarrolla planes para una Superliga europea”, rezaba el comunicado que abrió la secuencia disidente. El clamor contra la nueva competición ya había provocado la renuncia de Ed Woodward como presidente ejecutivo del Manchester United.

En la tarde de hoy, el entrenador del City, Pep Guardiola, había sumado su voz a la de decenas de jugadores, comentaristas o responsables  del deporte que han rechazado el proyecto: “Un deporte deja de ser deporte cuando la relación entre el esfuerzo y el éxito no existe. No es un deporte si el éxito ya está garantizado de antemano, y da lo mismo que ganes o pierdas”, dijo Guardiola. Sus colegas Jürgen Klopp, del Liverpool, y especialmente Marcelo Bielsa, del Leeds, ya se mostraron en contra. En el Leeds-Liverpool, los jugadores locales salieron con una camiseta que llevaba la leyenda: “Gánatelo en el campo. El fútbol es de los aficionados”.

Dos declaraciones beligerantes  y una reunión de urgencia este martes con los representantes de la Asociación de Fútbol inglesa y de la Premier League, junto con su ministro de Cultura y Deportes, Oliver Dowden, simbolizan su batalla. Al encuentro se sumaron varias asociaciones de aficionados de, al menos, tres equipos.

El político conservador prometió a sus interlocutores que no descartará echar mano de una “bomba legislativa”, si lo considera necesario, para impedir que los equipos ingleses se sumen al nuevo proyecto. “Les hemos dejado claro que no se descarta ninguna medida de respuesta, y que el Gobierno está explorando todas las posibilidades, incluidas nuevas leyes, para asegurar que este proyecto se frene”, aseguró un portavoz de Downing Street. Las presiones desembocaron en la retirada en bloque de los seis equipos de la Premier del proyecto de la Superliga.