“Ñeñe” Hernández había salido ileso de 3 atentados contra su vida en Colombia, según informe de la policía

, Judiciales

El ganadero José Guillermo”Ñeñe” Hernández Aponte, asesinado de Minas Gerais, Brasil, había sido objeto de tres atentados en Colombia, de los cuales había resultado ileso.

Así está consignado en investigaciones de la policía nacional de este país, donde las autoridades inclusive aseguran que “Ñeñe” Hernández sabía “quién lo quería matar”.

El informe de esa institución consigna en sus averiguaciones, “que a finales de noviembre de 2011, cuando estaba alistando su boda con la ex reina de belleza colombiana, María Mónica Urbina Pugliese, estuvo a punto de perder la vida después de que un artefacto explosivo detonó muy cerca al medidor de gas de su casa en Valledupar”.

La Policía dijo en su momento que era el tercer atentado en su contra y que el ganadero sabía muy bien quién lo quería matar.
Sin embargo, Hernández Aponte terminó muerto a 6.600 kilómetros de Valledupar, en un hospital de Uberaba (Brasil), víctima de un supuesto atraco.

Tras el asesinato del ganadero, la Policía Militar del estado de Minas Gerais, asegura que un taxista de esa localidad dijo que al ganadero colombiano lo mataron para robarle su lujoso reloj marca Rólex.

También hay otros testigos presenciales de los hechos que han declarado sobre lo que pasó, incluso, uno de ellos asegura que un taxista habría facilitado el hurto del reloj Rólex por el que supuestamente fue asesinado Hernández Aponte, en un intento de atraco en Minas Gerais, Brasil.