Nueva Constitución “popular” para Venezuela, propone Maduro

La oposición rechaza la propuesta e invita a mantener las protestas callejeras
El presidente venezolano convoca Asamblea Constituyente “popular, ciudadana y obrera” que no será elegida por voto universal, sino comunal y local.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este lunes un proceso para crear una nueva Constitución, sin voto universal sino por sectores del “pueblo”, al cumplirse un mes de protestas opositoras que exigen su salida del poder.

“Convoco (…) para lograr la paz que necesita el país, para derrotar el golpe fascista, una Constituyente ciudadana, no de partidos políticos. Una Constituyente del pueblo”, dijo Maduro ante una multitud de seguidores congregados en el centro de Caracas, por el Día del Trabajador.

Maduro precisó que serán electos unos 500 representantes, una parte por sectores sociales y la otra por municipios, que formarán la Asamblea Constituyente “popular, ciudadana, obrera” que redactará la Carta Magna que sustituirá a la de 1999.

El anuncio se produjo en momentos en que miles de opositores marchaban en Caracas para exigir elecciones generales, sin que pudieran llegar al centro, como pretendían, al ser bloqueados con lluvias de bombas lacrimógenas por las fuerzas de seguridad

 

“El chavismo convoca la única elección que puede ganar: una elección de ANC (Asamblea Nacional Constituyente) manipulando bases comiciales y sistema de elección”, aseguró Eugenio Martínez, experto en asuntos electorales.

Así mismo, animó a sus seguidores a luchar contra la economía que quieren imponer los grupos de derecha de ese país.

La Constitución vigente, impulsada por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), fue redactada por 131 constituyentes electos por voto directo, universal y secreto, y luego aprobada en referendo.

“Maduro gana tiempo a costa de todo, incluso pisando la carta de navegación del mismo Chávez (…) Esta Constituyente madurista es una traición clara a Chávez y al pueblo”, afirmó el analista socialista Nicmer Evans.

“Asumo las consecuencias”. Maduro había llamado al diálogo y dijo desear unas elecciones. Pero se refería a las de gobernadores –que debieron celebrarse en 2016–, descartando un adelanto de las presidenciales de diciembre de 2018.

Pero este lunes subió el tono: “¿Quieren diálogo? Poder Constituyente. ¿Quieren paz? Poder Constituyente.

¿Quieren elecciones? Poder Constituyente. Originario, pleniponteciario, obrero, popular. Asumo todas las consecuencias”, retó.

Este hecho, ya había sido denunciado por el presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Venezuela, el opositor Julio Borges, quien aseguró hace unos días que el Maduro pretendía hacer el anuncio de una “constituyente comunal”, es decir sin someterla a votación popular, e indicó que sería la continuación del “golpe de Estado” en el país.

“Queremos dejar muy claro que cualquier paso en relación a convocar una Constituyente comunal no es otra cosa que la continuación del golpe de Estado que se vive en Venezuela”, dijo Borges en ruda de prensa.

Según explicó, dicha constituyente “no va a ser electa por el pueblo” sino que será escogida “a dedo” y que la misma tendrá “todos los poderes que hoy deberían estar en manos de un pueblo que lo que quiere es votar”.

“De esta manera nosotros queremos convocar al pueblo venezolano a estar absolutamente alerta a lo que puede ser el día de mañana un nuevo intento para desconocer precisamente la soberanía de nuestro pueblo. ¿Quién es el dueño de una Constituyente? El pueblo venezolano (…) votando. No hay otra manera”, afirmó.

En ese sentido, el jefe del Parlamento también aseveró que ya se ha comunicado con los cancilleres de los países “más importantes de la región” para ponerlos a tanto sobre esta acción e indicó están “alarmados” frente a la posibilidad de que la crisis de Venezuela “se vea ahora agravada por la convocatoria” de esta Constituyente.

Insistió en que “cualquier formula” que pretenda usar el Gobierno para “dar un paso sin el pueblo venezolano” es “un golpe de Estado”.

La oposición venezolana viene denunciando desde hace un mes que en el país se ha dado un “golpe de Estado”, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) publicara dos sentencias, parcialmente retiradas, en las que asumía las competencias del Parlamento y limitaba la inmunidad de los diputados.

Borges recalcó que para la oposición la solución de la crisis en Venezuela pasa por “elecciones libres”, con observación internacional, sin políticos presos “ni inhabilitados”, además de que se dé el “respeto a la AN”, “la apertura de un canal humanitario de medicinas y alimentos y el hecho de que haya un desarme de los grupos paramilitares”.

“Señor Nicolás Maduro, quiero que le quede claro (…) el problema no es la Constitución, el problema es usted. El problema no es convocar a una constituyente, el problema se llama Nicolás Maduro. El problema no es hacer anuncios para seguir rompiendo el hilo constitucional, el problema es hacer cumplir la Constitución”, dijo

El opositor hizo un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y a quienes tienen “el poder” en los tribunales a tomar consciencia y estar del lado de la Constitución.