Otro candidato a la gobernación de la Guajira cuestionado

Un segundo candidato a la Gobernación de la Guajira resultó con duros cuestionamientos, por los presuntos vínculos con bandas criminales y paramilitarismo del Movimiento Nueva Guajira, que es la organización política que lo respalda.

El primer episodio de reclamo público, se presentó por el aval del partido Cambio Radical Oneida Pintos, quien también aspira a la Gobernación de La Guajira, a quien se señala de ser candidata del ex gobernador Kiko Gómez, preso y procesado por varios delitos de suprema gravedad. La discusión por su postulación, terminó en la renuncia del presidente de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, quien en está en desacuerdo con que se le entregara el aval de su partido.

El nuevo escándalo en la península fue destapado por la Fundación Paz y Reconciliación, tras señalar que el candidato avalado por la U para la Gobernación de la Guajira en las próximas elecciones, Ovidio Mejía Marulanda, está a a la que pertenecensrespaldado por personajes de dudosa conducta, con señalamientos graves contra ellos y la organización política a la que pertenecen.

Ovidio Mejía Marulanda, quien fue dos veces al alcalde de Maicao, obtuvo su aval del partido de La U para aspirar a la Gobernación de La Guajira en las elecciones del próximo mes de octubre.

 

El dirigente afirmó que presentó su hoja de vida y estaba tranquilo porque “sabía que no tenía ninguna tacha”, sin embargo el movimiento que lo respalda, Nueva Guajira, ha sido objeto de cuestionamientos por posibles vínculos con las Bacrim y el paramilitarismo, dice la Fundación Paz y Reconciliación.

La publicación advierte que el grupo político Nueva Guajira es dirigido por el ex gobernador Jorge Pérez Bernier. De él también forman parte el representante a la cámara Alfredo Deluque, la ex alcaldesa de Uribia Cielo Redondo y el ex gobernador Hernando Deluque, cuya elección fue anulada por el Consejo de Estado debido a un fraude electoral.  “Nueva Guajira nació en el primer mandato de Pérez Bernier en 1995 y se mantuvo en el poder varios años. Ha sido cuestionado por su cercanía con las Bacrim de la Alta Guajira a través de Dilger Becerra cercano al ex gobernador”.

En el informe de la Fundación Paz y Reconciliación se indica que: “Diferentes versiones en terreno indican que Dilger Becerra era el intermediario entre alias Pablo, quien fuera jefe de la Bacrim de la alta Guajira luego de la desmovilización paramilitar y la estructura política de Pérez Bernier. Por medio de Becerra, Nueva Guajira recibía importante financiación”.

En el mismo informe se afrima que “a la ex alcaldesa de Uribia Cielo Redondo se le acusa de ser la jefa política de la estructura criminal de alías Pablo”.

Por su parte Mejía durante su segundo mandato como Alcalde de Maicao, fue destituido por peculado, siendo  sucedido por su hermano Oscar Mejía.