Papa Francisco canonizó como santos a niños no mártires

Este sábado fueron canonizados dos de los tres pastorcitos a los que la Virgen les confió tres secretos.

 Jacinta y Francisco, pastorcitos que hace 100 años vieron a la Virgen María, son los niños no mártires investidos por Francisco.

La visita del papa Francisco a Fátima se produce cuando se cumple el centenario de las apariciones a los tres pastorcillos: Jacinta, Francisco y Lucía, que fue quien tras meterse a monja con 14 años transcribió los tres secretos que le reveló la Virgen.

Numerosos peregrinos de diversas partes del mundo visitan un santuario en Portugal para rendir homenaje a dos pastorcitos cuyas visiones constituyeron uno de los acontecimientos más importantes de la Iglesia católica en el siglo XX.

Muchos llevan velas, rosarios y rosas hasta la estatua dedicada a Nuestra Señora de Fátima, y han arrojado figuras de cera de partes del cuerpo, como oídos, corazones y extremidades, a una gran hoguera mientras rezan y piden sanación.

El pontífice confía en que el mensaje de paz que difundieron aquellos niños hace 100 años, cuando Europa estaba inmersa en la Primera Guerra Mundial, haga eco hoy entre los creyentes católicos.