Parlamento Europeo aprobó resolución de apoyo al proceso de paz en Colombia

• El organismo parlamentario expresó su deseo “de que las negociaciones culminen a la mayor brevedad posible de modo que marque el final definitivo del conflicto y un verdadero hito en la historia moderna de Colombia”.
• También reiteró la invitación a los Estados miembros de la Unión Europea para crear el fondo fiduciario para la fase del posconflicto e invitó al ELN para que, “sin más dilaciones, se comprometa de manera firme y decidida con la paz en Colombia” e inicie un proceso de negociación.

Estrasburgo, Francia, 20 ene (SIG).

El Parlamento Europeo aprobó este miércoles una resolución en apoyo al proceso de paz que se desarrolla en Colombia y elogió el esfuerzo para promover un acuerdo único en su historia, que pone a las víctimas en el centro a las víctimas.

El plenario del órgano legislativo de Europa, reunido en Estrasburgo, aprobó la resolución que reitera la invitación a los Estados miembros de la Unión Europea para crear el fondo fiduciario para ayudar en la fase del posconflicto.

La resolución “acoge con satisfacción y apoya los acuerdos alcanzados hasta el momento entre el Gobierno de Colombia y las FARC para alcanzar la paz en Colombia, y destaca los acuerdos sobre una reforma rural integral, participación política y apertura democrática para construir la paz, la solución del problema de las drogas ilícitas y la creación de una Jurisdicción Especial para la Paz”.

El organismo parlamentario consideró que “la terminación de este conflicto interno, que durante más de cincuenta años ha provocado millones de víctimas, y la consecución de una paz estable y duradera en Colombia son una prioridad en primer lugar para ese país, pero también para la Unión Europea y para la comunidad internacional, como lo demuestran las numerosas declaraciones de apoyo al proceso de paz por parte de distintos países y organismos regionales e internacionales, incluida la propia Unión Europea”.

Así mismo, reconoció “el esfuerzo político, de realismo y perseverancia demostrados tanto por el Gobierno de Colombia como por las FARC para acercar sus antagónicas posturas, creando progresivamente un espacio de compromiso que ha permitido avanzar en la búsqueda de una paz estable y duradera y promover así un acuerdo único en la historia, que pone a las víctimas en su centro y establece como prioridades la verdad, la justicia sin impunidad, la reparación verdadera de los daños sufridos y la no repetición”.

Por otra parte, el Parlamento Europeo hizo un llamamiento al Ejército de Liberación Nacional (ELN) para que, “sin más dilaciones, se comprometa de manera firme y decidida con la paz en Colombia, y pide que se inicie con el Gobierno colombiano un proceso negociador paralelo que pueda desarrollarse en similares términos”.

Expresó su deseo “de que las negociaciones culminen a la mayor brevedad posible de modo que marque el final definitivo del conflicto y un verdadero hito en la historia moderna de Colombia” y solicitó “a las partes, a todas las fuerzas políticas colombianas y al conjunto de la sociedad colombiana su contribución positiva al fin de la violencia”.

Además, resaltó el importante papel desempeñado hasta la fecha por Cuba y Noruega como países garantes, y Chile y Venezuela como países acompañantes del proceso de paz, y agradeció a colaboración del Papa Francisco en esta tarea.

El Parlamento de Estrasburgo reiteró “su disposición a prestar toda la asistencia posible en apoyo a la aplicación del acuerdo definitivo de paz” y renovó “su llamamiento a los Estados miembros de la Unión Europea para que creen un fondo fiduciario para acompañar la fase posconflicto”.

Igualmente, subrayó “la importancia de que la construcción de la paz traiga consigo un esfuerzo decidido de lucha contra la desigualdad y la pobreza, que incluya soluciones justas para las personas y comunidades desplazadas de sus tierras, acceso al trabajo digno y reconocimiento de derechos laborales y sociales en toda Colombia”.

También reconoció “los esfuerzos llevados a cabo por las instituciones colombianas para avanzar en la garantía íntegra y permanente de los derechos humanos” y les pidió “que redoblen dichos esfuerzos con el fin de erradicar totalmente la subcultura de la violencia”.