Procuraduría pide a la JEP no aceptar a Alvaro “El Gordo” García

 

Luego de que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le abrió las puertas al cuestionado exsenador Álvaro García Romero –condenado por la masacre de Macayepo, perpetrada en octubre de 2000 por paramilitares–, la Procuraduría pidió revocar la decisión  de admitirlo y  aseguró que García no cumple los requisitos para someterse a la justicia transicional.

La Sección de Apelación de la JEP, dijo que los antiguos paramilitares pueden comparecer ante la Jurisdicción en calidad de terceros o sea que hubiesen participado indirectamente en el conflicto financiando o colaborando, estructuras ilegales  y no se corresponderían con las conductas punibles cometidas como miembros de un grupo armado.

Por otro lado, el Ministerio Público indicó que el componente restaurativo propuesto por el acusado no contribuye con el test de verdad. Señaló que no hay elementos nuevos en sus declaraciones ni evidencia de que su contribución aporte a la verdad y a la reparación de las víctimas.

“Es cuestionable que el compareciente va a develar el funcionamiento de las estructuras paramilitares, cuando ha sido reiterada la negativa de su reconocimiento como miembro orgánico paramilitar”, puntualizó el órgano de control.

Cabe recordar que Álvaro García Romero fue condenado a 40 años de prisión por la masacre de Macayepo, en Carmen de Bolívar, y por el homicidio en 1997 de la testigo electoral Georgina Narváez, en San Onofre, Sucre.

El 14 de octubre del año 2000, unos 80 paramilitares, al mando de Rodrigo Mercado, alias “Cadena”, llegaron hasta el remoto caserío de Macayepo, departamento de Bolívar y asesinaron a 15 personas con machetes, piedras y garrote