Reforma tributaria incluye impuestos a tiendas y cárcel para evasores. Propuesta de IVA es del 19%

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, radicó ante la Cámara de Representantes el proyecto de reforma tributaria estructural que propone un aumento del IVA del 16 al 19% y gravamen impositivo para las tiendas de barrio.

Según el alto funcionario el proyecto tendrá un mensaje de urgencia y se espera que esté plenamente aprobado en esta legislatura.

Además, Cárdenas explicó los temas gruesos de la reforma tributaria en los que se encuentra que se trata de una iniciativa de más de 300 páginas y más de 200 artículos que propone, entre otros, que las plataformas digitales como Neflix y otras tendrán que pagar un IVA especial.

También propone que los periódicos y revistas tendrán que pagar IVA del 5%; los libros quedaron exentos.

Se ampliará además la base de contribuyentes de renta a salarios a partir de los 2 millones 750 mil pesos.

Propone además que los celulares de menos de 600 mil pesos sean exentos de IVA.

Incluirá también un impuesto de $300 por litro para las bebidas azucaradas.

Habrá cárcel de entre 4 y 9 años de cárcel para grandes evasores de impuestos.

Se incluirá un impuesto verde a los combustibles líquidos a excepción del carbón y el gas, que contribuyan al efecto invernadero.

También se incluirá el denominado mono-tributo para los pequeños comerciantes que ganen entre 43 y 103 millones de pesos, que será opcional.

Así mismo, las asociaciones sin ánimo de lucro seguirán con régimen especial pero deberán cumplir con su labor social.

Se fortalecerá la gestión de la Dian con más dientes y un revolcón institucional.

Lo que busca la reforma es equilibrar las cargas fiscales para reemplazar el hueco dejado por el faltante de la renta petrolera por más de 23 billones de pesos.

La presentación del proyecto se dio luego de que desde ayer el alto funcionario revelará en su cuenta de Twitter algunos de los puntos claves de la iniciativa como, por ejemplo, que la reforma no tendrá un componente de IVA para la canasta básica.

Tampoco gravará las pensiones de los colombianos, los insumos agrícolas o los útiles escolares y no acabará con los parafiscales.