Religiosos discutieron sobre construcción de paz en el Cesar

, Generales

En el mismo escenario estuvieron reunidos representantes o ministros de las Iglesias católica, evangélicas, protestantes y musulmanas, dentro del Encuentro Interconfesional que, en el marco de la Semana por la Paz, han organizado la Gobernación del Cesar a través de la Oficina Asesora de Paz y la Diócesis de Valledupar por intermedio de la Dirección de Pastoral Social.

“Uno de los temas que la Iglesia (Católica) promovió con el Concilio Vaticano Segundo, es el de la libertad religiosa. Toda persona tiene inscrito en el corazón el deseo de Dios y toda persona, así sea a tientas busca relacionarse con él. En ese sentido tenemos varias actitudes: la primera es el respeto de la otra persona, respeto de su creencia, respeto de su pensamiento. La segunda es la capacidad de diálogo y es sentarse a hablar con la otra persona acerca de lo que nos une y también de lo que nos separa. La tercera es el sentido de la solidaridad, me duele y me alegra lo que le sucede a mi hermano”, dijo el sacerdote Jesús Torres, director de la Pastoral Social de Valledupar, al momento de presentar su postura en la construcción de paz, postura compartida por el resto de representantes de las Iglesias.

Ante una audiencia en la que se destacaron los jóvenes y miembros disímiles de la sociedad, como líderes sociales, comunidades sexualmente diversas, periodistas y personas del común, también se escuchó la posición del pastor Mauricio Rocha de la Iglesia Catedral del Reino, quien ilustró su pensamiento a manera de una historia: “imagínense ustedes que en una ocasión no estaba el carpintero y todos sus elementos de trabajo comenzaron a discutir y alguno dijo: el martillo debe de irse porque lo único que hace es golpear y golpear; entonces el martillo dijo: listo yo me voy si el tornillo se va, porque lo único que hace es enroscarse y ajustar y ajustar; y entonces el tornillo dijo: bueno bien, yo también me voy, pero la lija tiene que irse también, porque lo único que hace es raspar y raspar; entonces la lija dijo; también me voy pero si se va el metro, que quiere medir a todo el mundo. Al final llegó el carpintero y con todos esos elementos fabricó una silla”, concluyendo el pastor Rocha que para poder construir la paz, todos debemos respetarnos, respetar lo que hacemos y trabajar en unidad, pero desde lo que le dicta su corazón.

Los pastores Rodolfo Fonseca de la Iglesia Cristo Vive en Mi y Edinson Amaya de la Iglesia Cristiana Amor, Fe y Santidad, confluyeron en un aspecto importante compartido también por el resto de religiosos, “Abordamos la concepción de la familia desde un punto de vista de una sexualidad con afectividad, trabajamos en prevenir la autolesión o eliminación.  Consideramos el papel del padre y de la madre en el respeto, el consejo y la dirección. Creemos que para poder aportar y construir la paz hay que estar en paz con uno mismo y eso solo lo brinda tener a Dios en el corazón”, a lo que el pastor Edinson Amaya agregó, “Los enemigos del hombre son los de su propia casa y esto sucede cuando se levantan hijo contra padres y padres contra hijos. Allí encontramos una guerra espiritual cuando nos enfrentamos a espíritus inmundos.  Dios le ha dado poder a la iglesia contra estos demonios. Así contribuimos nosotros a la paz porque la lucha no es contra carne y sangre, sino contra principado y potestad, lo que podemos enfrentar a través del poder del Espíritu Santo. Así contribuimos nosotros por la paz, como dice en Juan 14: 27: ‘mi paz os dejo mi paz os doy, yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”.

Josafat de la comunidad musulmana mostró su entusiasmo con esta unidad en torno a la paz, “para nosotros ha sido muy grato y es un regocijo con nuestros corazones porque hemos podido expresar todo lo mejor en torno a la paz aquí frente a estos jóvenes, a quienes invitamos a que dejen la discordia y el odio y expresen lo mejor de para contribuir a la paz; muy feliz de haber compartido y estar unido a las demás iglesias”, aseguró este seguidor de Alá y que representa una colectividad que basa su doctrina en el Corán.

La gran reflexión es que para contribuir con la paz hay que tener el bien en el corazón: “vence el mal a fuerza de bien, eso fue lo que nos enseña nuestro Señor Jesús, al decir: ama a tus enemigos. Entonces una persona que tiene la guerra en el corazón, a más de orar por ella, a más de hablarle, nuestro Señor Jesús, el Maestro nos llama a un gesto y es a hacer el bien, porque cuando una persona al mal que hace recibe el bien, en algún momento se cuestiona y en algún momento dirá: estoy equivocado”, puntualizó el presbítero, Jesús Torres, director de la Pastoral Social de Valledupar. Finalmente, el Asesor de Paz del Cesar, Jesualdo Hernández Mieles hizo un recuento de la jornada e invitó a lo que se vivirá este martes 3 de septiembre en el marco de la Semana por la Paz y que corresponde a la Declaratoria de Territorio de Paz en la sede Sabanas de la Universidad Popular del Cesar, al considerarse el alma mater sujeto de reparación por los profesores y estudiantes víctimas del conflicto.