Santos cita a líderes de La Guajira para buscar salida a crisis de la península

, Política

Convocó a líderes sociales, gremios, la iglesia y políticos. Corrupción y encarcelamiento del Gobernador y del alcalde de Riohacha, en la agenda.
Una reunión de personas conocedoras de la situación de La Guajira convocó para hoy el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño, con el fin de que expresen cuál puede ser la salida más adecuada para sacar adelante el departamento.

A este encuentro fueron invitados los ex ministros Enrique Danies, Jorge Bendeck y Amylkar Acosta, así como el presidente de la Cámara de Comercio de La Guajira, Álvaro Romero; el obispo de Riohacha, Héctor Salah, y Wilder Guerra, exgerente del Banco de la República en Riohacha.

Medidas de fondo

Esta reunión fue confirmada por el propio ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, al señalar que “con respecto al gobernador de La Guajira, el Gobierno nacional se encuentra evaluando la difícil situación del departamento y las distintas opciones que permitan adoptar decisiones que contribuyan a superar la grave situación política, económica y social que lamentablemente viven los habitantes de este departamento. Escucharemos en los próximos días a las distintas fuerzas vivas de la región para tomar la decisión que más convenga a los intereses de su gente. Más que designar de manera provisional un gobernador o un alcalde encargado, se requieren medidas de fondo que  permita entre todos afrontar la coyuntura del departamento”.

“Tenemos que tomar decisiones de fondo que permitan iniciar un proceso de recuperación del departamento, aquí no se trata simplemente de pensar en el nombre de un gobernador o un alcalde encargado, sino de mirar en su conjunto la situación que vive el departamento, y viene desde hace algún tiempo y afecta la vida de La Guajira y su habitantes”, sostuvo Cristo.

Crisis estructural

Sobre este tema el exministro Acosta dijo que “por nuestra parte vamos a expresarle nuestra preocupación por la crisis económica, social y político-administrativa de nuestro departamento, la cual tiene carácter estructural”.

“Será propicia la oportunidad para plantearle al señor presidente la necesidad de impulsar y concretar la ejecución de varios proyectos estratégicos, que son vitales para La Guajira, destacándose entre ellos: la vía circunvalar a la Alta Guajira, la vía de la integración Tomarazón-Distracción y la segunda fase de la Represa del Ranchería. Adicionalmente urgirle la expedición del Documento Conpes, largamente aplazado, sobre estrategia para la disminución de las brechas sociales de La Guajira. También esperamos sugerirle al señor Presidente que al momento de encargar a alguien de la Gobernación, para suplir la ausencia del titular Wilmer González, considere las hojas de vida de profesionales guajiros y guajiras intachables, idóneos y competentes para asumir dicha responsabilidad”, anotó Acosta.

El exministro le contó a EL NUEVO SIGLO que “le plantearé al señor Presidente la necesidad de ponerle gerencia a la gestión del Gobierno en el territorio de La guajira, para que la acción de las diferentes entidades del Gobierno nacional se dé articuladamente, darle celeridad a la ejecución de la segunda fase de la Represa del Ranchería, así como la vía circunvalar a la Alta  guajira y la vía de la integración La Florida – Distracción, además de la reapertura de Puerto Nuevo. Algo impostergable, la expedición cuanto antes del Documento Conpes de la estrategia para la disminución de las brechas sociales en La Guajira. Y, desde luego, al momento de proceder al encargo en la Gobernación de quien supla la ausencia del titular se tengan en cuenta a profesionales de La Guajira intachable, idónea y competente para asumir el reto”.

Corrupción

Sin embargo para el obispo de Riohacha, el problema que se presenta es por el tema de la corrupción.

Salah aseguró por ejemplo que los recursos destinados para la salud y educación de los niños wayuu, son malgastados por la clase dirigente.

El prelado afirmó que muy pocos líderes de las comunidades guajiras se atreven a denunciar lo que está pasando, algunos por temor  y otros por compromisos políticos. Resaltó la labor que profesionales adelantan en favor de las comunidades indígenas.

El prelado aseguró que él  mismo fue tentado por funcionarios corruptos y venales, que le propusieron el pago de altas comisiones a cambio de que la Diócesis siguiera con el manejo de la educación pública en el departamento.

“Llegamos a atender 40.000 niños con contratos transparentes. Por eso cuando personas de muy alto nivel anunciaron que el contrato de la educación era para la Diócesis, pero que había que dar una parte del valor de los contratos, se estrellaron con nosotros”, relató.

Región olvidada

Por su lado el representante liberal Antenor Durán dijo que “el problema en el departamento de La Guajira es un problema muy complejo, porque indudablemente se han dado unos hechos tristes, vergonzosos, delicados, de corrupción, en los que han sido señalados algunos de nuestros gobernantes, y ha quedado en estado de ingobernabilidad y dificultades en el departamento de La Guajira. En primer lugar, sí es necesario que se investigue y se haga todo lo que se tenga que hacer por parte de las autoridades, mediante el debido proceso, y dándoles las garantías a cada uno de los sindicados, pero que se conozca fundamentalmente la verdad de los hechos que se están investigando. Pero políticamente eso nos afecta, porque es una situación compleja, y hay una actitud de estigmatización de manera generalizada”.

Entre tanto el representante Alfredo Deluque, del Partido Social de Unidad Nacional (La U), manifestó que “lo que tenemos que hacer nosotros es lo que hace mucho rato venimos pregonando los guajiros y es desviar una inversión importante hacia La Guajira que tape el hueco fiscal que ha tenido durante muchos años, porque sus ingresos no han sido suficientes para sus obligaciones que tiene”.

Para Deluque, “somos el único departamento donde el 40 por ciento del territorio está desierto. Y cubrir las obligaciones en un desierto no es lo mismo que hacerlo en La Sabana de Bogotá. Pero lo que debe pasar ahí es que se deben aunar esfuerzos entre los estamentos nacionales, como los locales para que trabajen coordinadamente”.

“Históricamente, La Guajira fue un departamento olvidado. A La Guajira la han dejado a su surte. Eso hizo que acumulara unas necesidades básicas insatisfechas”, recordó.

Entre tanto, el senador uribista Honorio Henríquez explicó que “La Guajira no requiere una intervención ni un gerente enviado por el nivel central. Necesita es inversión y que se respete la autonomía de los guajiros”.

Para Henríquez, “urge que se ponga en marcha un plan de acción que le ponga fin a la crisis humanitaria, económica, hospitalaria, a la mortalidad infantil, la falta de agua potable. Ya es hora que Juan Manuel Santos cumpla las promesas que en campaña le hizo a la comunidad. Por otro lado, se debe resolver la crisis de la red hospitalaria, diseñar e implementar estrategias para que los niños no sigan muriendo de hambre y fortalecer la seguridad de la región. No más ‘conejos’. Hay que buscar una solución a la situación política que vive hoy el departamento. No es nombrar una persona del interior que gobierne y ya. Hay que tener en cuenta a la comunidad y buscar lo mejor en beneficio del departamento”.