Senador Faruk Urrutia alertó sobre crecimiento de violencia urbana y aumento del microtráfico en municipios del Cesar

, Judiciales

Senador Faruk Urrutia alertó sobre crecimiento de violencia urbana y aumento del  microtráfico en municipios del Cesar

 

El Senador Faruk Urrutia alertó sobre crecimiento de violencia urbana y aumento del  microtráfico en los municipios del Cesar, en carta dirigida al Gobernador del departamento, Francisco Ovalle Angarita.

Este es el texto de la comunicación de denuncia:

 

 
Bogotá, 13 de marzo de 2017
Doctor
FRANCISCO OVALLE ANGARITA
GOBERNADOR DEL CESAR
Valledupar-Cesar

Respetuoso saludo.

Me asiste un criterio constructivo al escribirle,  actuando como un Senador de la República de Colombia que piensa que la paz se construye desde la Seguridad y no desde el claudicar en favor de la violencia sufragada por el narcotrafico. Tampoco se cimenta paz entregando el territorio Colombiano, mucho menos financiando y venerando con la majestad del Estado al terrorismo. Los violentos inspirados en alcanzar tan generosos premios arrecian y mutan su capacidad violenta, es inexorable.

El departamento del Cesar padece hoy una ola de violencia urbana en su capital Valledupar y en otros municipios debido a la acelerada conversión de diversas estructuras criminales en emporios de microtráfico y, a eso hay que hacerle frente de inmediato y decididamente; sin embargo, con mucha preocupación debo decirle que no se vislumbran en el Plan de Desarrollo Departamental, acciones concretas y decididas para combatirlo.

El narcotráfico y el microtráfico se están tomando el departamento, su rentabilidad del 1.400%, mucho mayor que la de la cocaína exportada que no supera al 287%, hace que la tendencia sea consumir en el mercado interno y no exportar. Lo que sumado a la vecindad con el Catatumbo nos convierte en estación obligada de venta y consumo. Por ello encontramos las dosis de cocaína en $8.000, más barata que el promedio nacional  en $ 9.000 y el bazuco cuya dosis en el Cesar la encontramos en $850, en el resto del país este maldito subproducto tiene un costo de $2.245.  Hoy el consumo de ambos nos sitúa en el puesto 17 y 18 a nivel nacional respectivamente.

Entre tanto, el consumo de éxtasis y marihuana se ubica en el puesto 15; estos indeseables indicadores, de no intervenir, están en alto y deshonroso riesgo de aumentar antes de terminar su mandato. Le recuerdo que El departamento del Cesar, registra 18,79 por cada 100.000 habitantes, si contrastamos esa cifra con el total mundial que es un 6,7 por cada 100.000 habitantes, en nuestro departamento hay tres (3) veces más homicidios que el promedio mundial.

Por lo anterior, es mi obligación denunciar las denominadas “ollas” de microtráfico, operadas por estructuras criminales organizadas dedicadas al tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, que se encuentran esparcidas por todo el departamento, solo para abrir el debate me permito referenciar el contexto de los barrios: la Fe y Alto Prado en Curumaní; barrios Obregón, 7 de Agosto, 11 de noviembre, Cordillera, Villa Country y San Martín en Aguachica donde en muchos de los casos utilizan menores de edad para el expendio; los barrios o invasiones Santo Domingo, 27 de Abril, Las Mercedes, San Toro y El Bosque en El Copey.

En el ‘capítulo Valledupar’ el tema no es menos grave. Sectores deprimidos como Altos de Pimienta, Las Rocas y la Macarena se han convertido en sitios vedados para la Fuerza Pública. Allí tambien viven personas honestas y trabajadoras que son víctimas de este flagelo, quienes además temen por la induccion al consumo a sus niños por parte de jíbaros sin alma. Imposible que la poblacion civil describa las zonas de ubicación de estos sitios denominados “ollas” y los organismos del Estado sean los únicos que no lo sepan y no entren a combatirlos.

Por lo anterior, señor Gobernador, lo conmino abiertamente a una seria intervención institucional, que lleve no solo al acostumbrado llamado a regañar públicamente al pie de fuerza policial y militar en todo el departamento del Cesar, en el afán de ganar unos aplausos, sino a proveer los recursos tecnologicos, de pie de fuerza, logisticos y consolidados en un plan operativo de desarticulación de las redes de distribución y venta de sustancias alucinógenas, mediante capturas y judicialización efectiva de los individuos involucrados en la comisión de las conductas punibles.

Así también, lo invito a convocar a la bancada parlamentaria de este departamento y unirnos con un fin, exigirle al gobierno una seria modificación de la política criminal del país, donde se diferencie el tratamiento en cuanto a delincuentes y adictos, estos últimos los cuales son inducidos a consumir e instrumentalizados luego por las organizaciones crimínales para el tráfico de drogas ilícitas , pues solo en el Cesar entre el primero (01) de enero de 2016 y el veintitrés (23) de febrero de 2017 se capturaron 839 personas relacionadas con este delito, de las cuales fueron 800 en flagrancia, 39 a través de orden judicial, gran parte de ellos adictos sin posibilidades de resocialización y cura, llevándolos a reincidir en el consumo.

Así mismo le sugerimos articular con la comunidad religiosa de las congregaciones católicas y cristianas, que a través de la evangelización y la fe exploren opciones de rehabilitación, resocialización e inclusión a la sociedad, una vez cumplan con las condenas que eventualmente la justicia imponga.

Sin otro particular, esperando que desde su despacho se tomen las acciones correspondientes y agradeciendo la atención que se digne prestarle a esta solicitud, pues es el microtrafico la precursora de esta violencia que nos azota.