Sierra Nevada, ecosistema único e irreemplazable del Planeta en el día de La Tierra

Cuidar la Sierra Nevada un como ecosistema único e irreemplazable en el Planeta, envió como mensaje La Fundación Pro-Sierra hoy miércoles 22 de abril, en la celebración  del día de La Tierra.

En tal sentido envió al periódico virtual elpolígrafo.co, el siguiente artículo:

 

CUIDAR LA SIERRA ES UN BUEN NEGOCIO

La Fundación Pro-Sierra Nevada de Santa Marta se une al aniversario 45 del Día Internacional de la Tierra cuando la Organización de las Naciones Unidas hace un llamado para que desde cada uno de sus roles cada ser humano que habitan este planeta asuma el liderazgo y colabore en generar nuevas acciones encaminadas a luchar por un mejor ambiente, afrontar juntos el cambio climático y propender por un mejor suelo, una tierra para producir y vivir, pero esta es una labor que se debe asumir de manera conjunta.

Los Departamentos de Magdalena, Cesar y  La Guajira tienen una tierra rica en actividad agropecuaria, minera, portuaria y turistica, además esta sección del país es privilegiada por contar con la montaña costera más alta del mundo al lado del mar, abarca cerca de 17.000 km 2 en su formación montañosa y 21.000 km² en su área de influencia, declarada en 1979 por la UNESCO Reserva del Hombre y  la Biosfera, cuenta con casi todos los biomas de la América tropical, en ella nacen 36 ríos principales y un gran número de quebradas que abastece a una población superior a 2 millones de habitantes de tres departamentos y 21 municipios y cuenta com el legado ancestral de los cuatro pueblos culturales Kogi, arhuacos, Kankuamos y wiwas y por otro lado, la magia de los Wayuú: esta es la Sierra Nevada de Santa Marta.

En el día de la Tierra se tiene presente todo el territorio que nos rodea, pero se debe resaltar el cuidado de ecosistemas importantes que brindan sus servicios ecosistémicos y por eso hacemos un llamado para que en medio de esta celebración miremos hacia este macizo, que tras su imagen exuberante y con el gran potencial biodiverso que alberga, es una eco-región frágil que merece ser vista como una unidad territorial donde confluyan las entidades territoriales, las autoridades ambientales y la comunidad en general que juega también un papel protagónico en esta gesta conservacionista.

No es una fecha para celebrar propiamente, es un día para reflexionar y tomar conciencia porque en términos generales la problemática en la Sierra se extiende a los tres departamentos, no podemos decir que sea más en un departamento o en otro, las afectaciones son notorias en Magdalena, Cesar y La Guajira y entre las principales causas se encuentran: La ampliación de la frontera agrícola, la tala indiscriminada, las quemas y la pérdida de la biodiversidad y estas afectaciones son notorias desde las partes más altas.

Lo anterior, conlleva a la fragmentación de los bosques, es decir parches o pedazos de bosques que van quedando separados unos de otros y de esta manera pierde su capacidad estructural y funcional para seguir generando bienes y servicios ambientales.

Uno de los principales problemas por lo que atraviesa la Sierra es la ampliación de la frontera agrícola y esto va asociado a las quemas. Generalmente las prácticas inapropiadas para la agricultura son las que generan este tipo de problemáticas, además quemar no es lo más recomendable o adecuado para establecer cultivos, es una práctica que la Fundación viene concientizando para su erradicación a través del  tumba y pudre (no tumba y quema) lo que se tumba sirve como abono y ayuda a enriquecer el suelo.

Este llamado es para que se sumen a la Estrategia de Conservación de la Sierra Nevada de Santa Marta y colaboren en su recuperación y protección, imágenes satelitales estudiadas con la ayuda del Sistema de Información Geográfico (SIG) de la Fundación, dan cuenta que queda en la Sierra entre un  13% a un 15% del bosque nativo, anteriormente se hablaba del 17%. Esto se debe en gran medida a la alta antropización, es decir la afectación por acciones humanas y esto se refleja en el bajo porcentaje de  la cobertura boscosa.

Según cifras del Ideam (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia), entre 1850 y 2012 la Sierra Nevada de Santa Marta perdió cerca del 85% de su glaciar, lo que ha alterado el ecosistema y ha puesto en riesgo la conservación del nevado y pone en riesgo el abastecimiento de agua como lo han padecido en los últimos meses los habitantes de Valledupar.

Con un buen número de nuevos  habitantes que han ingresado a la Sierra, el trabajo de educación ambiental y sensibilización no termina, porque se siguen presentando acciones o prácticas inapropiadas y hay que seguir capacitando para que los productores establezcan cultivos inteligentes y utilicen de una manera sostenible y racional los recursos que les ofrece la tierra.

Teniendo en cuenta que el Centre d’Ecologie Fonctionnelle et Evolutive, el centro de investigación sobre ecología más importante de Francia, en un estudio publicado por la revista Science la consideró como el área protegida más “irremplazable” del mundo, por el valor de sus especies amenazadas, conservar la Sierra Nevada de Santa Marta es una buena manera de celebrar el Día de la Tierra, sino por convicción de ecologista o por su patrimonio natural y cultural, se debe conservar porque es un buen negocio para todos tanto para las entidades territoriales, incluidos los resguardos indígenas, tres ciudades capitales, Corporaciones Autónomas Regionales, sus habitantes y la agroindustria.

Que el deterioro ambiental o la escasez de agua no se conviertan en parte del paisaje, el planeta Tierra con todas estas consecuencias hace un llamado a la humanidad y la Sierra Nevada nos envía a diario un recordatorio; cada uno de los diferentes actores debe comprometerse con la causa, la Estrategia de Conservación Eco-Regional del macizo es una buena hoja de ruta, pero se necesita del concierto de todos para avanzar en la dirección correcta.