Valledupar ha pagado $44.000 millones del crédito por $36.000 millones a Emdupar y las obras no se ven: Contraloría

, Judiciales

La Contraloría General de la Nación reveló un informe de auditoría en el que se reporta que Valledupar ha pagado $44.000 millones, del crédito por $36.000 millones a Emdupar y las obras no se ven.

Según el ente fiscalizador, son dos las obras de los denominados Bonos Carrasquilla que recibieron recursos de ese escandaloso préstamo del que se pagan solo intereses y apenas ahora aparecen algunos abonos a capital.

Los bonos de agua Carrasquilla representados en el oneroso empréstito, aún no se ven reflejados en suministro del líquido en ninguna parte de la geografía del municipio de Valledupar, dice el el informe de auditoría de la Contraloría General de la Nación.

Los recursos venían, supuestamente, a resolver problemas de agua en Los Corazones en Valledupar, donde se dispuso un proyecto de optimización hidráulica de las redes de distribución del acueducto y en el municipio cesarense de Bosconia, donde se trabajó la ampliación del sistema de acueducto y alcantarillado de la localidad.

Y en todo el país, se lee en la auditoría, “en el 35% de los municipios auditados, a pesar que se terminaron las obras, estas no están en funcionamiento, es decir, que la comunidad sigue sin recibir el servicio”.

Que dice el informe de la Contraloría:

Un informe de auditoría de la Contraloría General de la República a los 117 municipios que recibieron de 2009 a 2011 los denominados Bonos Agua o Bonos Carrasquilla, por una contratación de más de $440 mil millones, reveló un saldo en el Caribe de 26 municipios cuyas obras no se han terminado o no funcionan.

Por ello, el ente de control fiscal concluyó que “la ejecución de los recursos relacionada con la contratación financiada con recursos de Bonos de Agua, no resulta conforme, en todos los aspectos significativos, frente a los criterios relacionados con la materia auditada, y por tanto se emite concepto de incumplimiento material”.

El reporte indica también que en 27 de los 117 municipios, es decir el 23%, se presentan obras inconclusas.

En el Caribe este es el caso del corregimiento de San Isidro Adelante, en el municipio de Altos del Rosario, Bolívar; los corregimientos de Buenos Aires y Chapetona en la localidad de El Peñón y el de los corregimientos de Dios Me Vea, La Guadua y Jolón, en el municipio de San Fernando, Bolívar.

Así mismo, hay obras sin terminar en las localidades de Santa Catalina, Turbana y Clemencia, Bolívar; y en El Banco y Concordia, Magdalena.

Mientras tanto, las obras terminadas pero que no funcionan, de acuerdo con la Contraloría, están en Palmar de Varela, Atlántico y el corregimiento de Pitalito, en el municipio de Polonuevo, Atlántico, donde hay un alcantarillado sanitario que no sirve.

De igual forma, con obras que no están en funcionamiento se encuentran San Carlos, San Pelayo y Purísima, en Córdoba; los corregimientos de La Humareda y Castañal, en El Peñón, Bolívar; la vereda San Isidro, en Altos del Rosario, Bolívar; el corregimiento Las Bateas, de San Fernando, Bolívar; el municipio de Santa Rosa de Lima, Bolívar; el poblado de Botón de Leiva, en Margarita, Bolívar y los municipios de Arenal, El Guamo y Barranco de Loba, Bolívar.

La misma situación, obras de acueducto y alcantarillado que no sirven, se vive en las localidades de Pedraza, Pueblo Viejo y Sitio Nuevo, en Magdalena, así como en los corregimientos de Mariangola y Los Corazones en Valledupar, donde se dispuso un proyecto de optimización hidráulica de las redes de distribución del acueducto y en el municipio cesarense de Bosconia, donde se trabajó la ampliación del sistema de acueducto y alcantarillado de la localidad.

Y en todo el país, se lee en la auditoría, “en el 35% de los municipios auditados, a pesar que se terminaron las obras, estas no están en funcionamiento, es decir, que la comunidad sigue sin recibir el servicio”.

El ente de control advierte además que 26 municipios, que representan el 22,22% del total que participaron en el esquema de bonos de agua, “presentan calidad de agua inviable sanitariamente y 46 presentan alta variabilidad, sin que sea posible determinar su verdadera calidad de agua suministrada a la población”.

Finalmente, entre las localidades costeñas con mayor pago de intereses se encuentran Valledupar, que recibió un crédito de $36 mil millones y ha pagado en total $44 mil millones; San Martín de Loba, Bolívar, que recibió un crédito de $4.488 millones y ha pagado $5.264 millones y San Fernando, Bolívar, que recibió $3.559 millones y ha pagado $4.651 millones.